Número de PCE - 82

Restricciones a la importación de fruta fresca

Mantenida por: Indonesia
Planteada por: Nueva Zelandia
Respaldado por:
Planteada por primera vez en: noviembre 2000 G/SPS/R/20 paras. 8-10
Planteada posteriormente en: marzo 2001 (G/SPS/R/21 paras. 44-45)
julio 2001 (G/SPS/R/22 paras. 54-55)
Número de veces posteriormente presentada: 2
Documentos pertinentes: G/SPS/GEN/219
Productos abarcados: 08 Frutas y frutos comestibles; cortezas de agrios (cítricos), melones o sandias
Palabra clave (tema) principal : Sanidad vegetal
Palabras claves: Proc. de control, inspección y aprobación; Sanidad vegetal
Situación: Resuelta
Solución: En octubre de 2001, se levantaron las restricciones a la importación de fruta fresca.
Fecha en que se comunicó su resolución: 26/10/2001

Extractos de los resumenes de las reuniones del Comité MSF

En noviembre de 2000, el representante de Nueva Zelandia señaló que Indonesia había impuesto restricciones sobre los frutos frescos de su país tras el descubrimiento en mayo de 1996 de dos moscas de la fruta en una zona residencial de Nueva Zelandia. Aunque su país aplicaba un programa amplio de eliminación mediante trampas y vigilancia, no se habían encontrado moscas de la fruta fuera de un radio de 200 metros alrededor del punto de observación inicial, y tampoco se habían atrapado moscas de la fruta después de tres semanas. En la vigilancia en curso de Nueva Zelandia no se había detectado posteriormente ninguna otra mosca de la fruta. Tras la aparición inicial, algunos Miembros de la OMC habían impuesto restricciones sobre los frutos de Nueva Zelandia, pero progresivamente las habían ido levantando. Sin embargo, Indonesia seguía prohibiendo las importaciones de todos los tipos de frutos producidos en un radio de 15 kilómetros alrededor del punto de observación y exigía el tratamiento con frío de todos los frutos procedentes de otras zonas de Nueva Zelandia, a pesar de las numerosas declaraciones del Gobierno de su país. La situación de Nueva Zelandia y sus preocupaciones en relación con las medidas de Indonesia figuran en el documento G/SPS/GEN/219.

El representante de Nueva Zelandia informó de que en las consultas bilaterales celebradas inmediatamente antes de la reunión del Comité MSF, Indonesia se había comprometido a examinar la información que Nueva Zelandia le había facilitado ya y a aclarar si necesitaba alguna otra información. A juzgar por esas consultas, Nueva Zelandia confiaba en una solución rápida para ese problema, de lo cual informaría debidamente al Comité.

El representante de Indonesia indicó que había tomado nota de las preocupaciones de Nueva Zelandia. En las comunicaciones que su Gobierno había transmitido a Nueva Zelandia había aclarado que necesitaban documentación adicional que respaldase la afirmación de Nueva Zelandia de que su país estaba libre de la mosca de la fruta mediterránea. Sin embargo, Indonesia no tenía intención de mantener medidas que no fueran justificables en virtud del Acuerdo MSF y seguía disponible para entablar nuevas consultas con objeto de conseguir una conclusión aceptable.

En marzo de 2001, el representante de Nueva Zelandia observó que ésta era la segunda vez que su país había expresado su preocupación ante la falta de reconocimiento por parte de Indonesia de su situación de libre de la mosca de la fruta mediterránea. En la anterior reunión del Comité MSF había expuesto con detalle las preocupaciones de Nueva Zelandia con respecto a esta cuestión (G/SPS/GEN/219). Durante esta reunión del Comité MSF se habían celebrado nuevas consultas bilaterales e Indonesia había indicado su disposición a enviar un equipo de inspección a Nueva Zelandia para estudiar la situación de la vigilancia de la mosca de la fruta y los sistemas de garantía fitosanitaria de las exportaciones. Nueva Zelandia declaró que estaba interesada en acoger esta visita en la primera oportunidad y alentó a Indonesia a concluir mientras tanto los preparativos, esperando vivamente una solución rápida del problema.

El representante de Indonesia reconoció que algunos funcionarios tenían previsto visitar Nueva Zelandia en un futuro muy próximo. Agradeció a Nueva Zelandia su cooperación y disponibilidad al ofrecer su asistencia acogiendo la visita propuesta. Indonesia esperaba que con la visita se lograría una solución rápida y satisfactoria al problema.

En julio de 2001, el representante de Nueva Zelandia informó de que, tras recibir una visita técnica satisfactoria de científicos del centro indonesio para la cuarentena agropecuaria en mayo de 2001, los funcionarios indonesios habían informado a su país de que se habían suprimido con efecto inmediato las restricciones a la importación de fruta fresca procedente de Nueva Zelandia. Nueva Zelandia esperaba con interés la aplicación plena de esta decisión y el suministro de fruta a los consumidores indonesios. Con buena voluntad y un compromiso constructivo, las cuestiones sanitarias y fitosanitarias podían solucionarse de manera amistosa.

El representante de Indonesia confirmó que se habían celebrado consultas bilaterales y que su país había enviado un equipo a Nueva Zelandia para verificar la erradicación de la mosca de la fruta. La conclusión había sido que las prescripciones vigentes, como el tratamiento en frío, ya no eran necesarias. Indonesia levantaría inmediatamente las restricciones presentes sobre la importación de fruta fresca procedente de Nueva Zelandia. Si Indonesia encontrase pruebas de la presencia de la mosca de la fruta en la fruta importada de cualquier país, las restricciones volverían a introducirse.