Número de PCE - 503

Restricciones impuestas por la UE a las exportaciones de productos de chocolate y de cacao debido a la aplicación del Reglamento (UE) Nº 488/2014 de la Comisión, de 12 de mayo de 2014, que modifica el Reglamento (CE) Nº 1881/2006 por lo que respecta al contenido máximo de cadmio en los productos alimenticios

Mantenida por: Unión Europea
Planteada por: Perú
Respaldado por: Colombia; Indonesia
Planteada por primera vez en: noviembre 2020 G/SPS/R/100 paras. 3.59-3.65
Planteada posteriormente en: marzo 2021 ()
Número de veces posteriormente presentada: 1
Documentos pertinentes: G/SPS/GEN/1870
Productos abarcados: 18 Cacao y sus preparaciones
Palabra clave (tema) principal : Inocuidad de los alimentos
Palabras claves: Contaminantes; Evaluación del riesgo; Normas internacionales/armonización; Inocuidad de los alimentos; Salud de las personas; Límites máximos de residuos (LMR)
Situación: No se ha notificado
Solución:
Fecha en que se comunicó su resolución:

Extractos de los resumenes de las reuniones del Comité MSF

En noviembre de 2020, el Perú manifestó preocupación con respecto al Reglamento (UE) Nº 488/2014 y presentó una declaración que se distribuyó con la signatura G/SPS/GEN/1870. El Perú afirmó que este Reglamento afectaba al comercio de cacao en grano y en polvo. El Perú también recordó la opinión de 2013 del Comité mixto FAO-OMS de expertos en aditivos alimentarios (JECFA) y se refirió al perjuicio económico del requisito de los importadores de la UE, que piden análisis de cadmio para el cacao en grano, aunque el Reglamento se refiere al chocolate y otros productos de cacao.

El Perú mencionó la disminución de exportaciones de cacao en grano a la Unión Europea y la consiguiente caída de los precios de este producto. El Perú protestó por el requisito de los importadores de la UE, que exigen análisis de cadmio en todos los envíos, en el Perú y al recibirlos, con niveles que oscilan entre 0,7 y 1,0 ppm según el destino. Dijo que también habían disminuido las exportaciones de cacao en polvo a la Unión Europea. Perú afirmó que el Reglamento (UE) 488/2014 no respondía a un objetivo de protección de los consumidores y establecía obstáculos innecesarios a la exportación de este producto. El Perú pidió que la Unión Europea diera a conocer las medidas que ha tomado o tiene previstas para impedir que los importadores se sirvan de la norma indebidamente. Dijo que también se habían constatado consecuencias comerciales en una reducción de exportaciones de cacao tradicional al mercado de la UE y un aumento de las exportaciones al mercado asiático con precios inferiores.

Por otra parte, el Perú mencionó el desarrollo de su proceso de industrialización del cacao para exportación en los últimos cinco años y lamentó un aumento de costos y una pérdida de rentabilidad del sector como consecuencia del Reglamento UE. Afirmó que la aplicación del Reglamento (UE) 488/2014 impediría la ejecución fructífera de los proyectos de cooperación financiados por la Unión Europea, que no pueden dar resultados si se hacen caer los precios del cacao. El Perú pidió que la Unión Europea derogara el Reglamento (UE) 488/2014 que, en su opinión, es incompatible con las disposiciones de los artículos 2 y 5 del Acuerdo MSF y establece obstáculos innecesarios al comercio.

Indonesia se sumó a esta preocupación y agradeció la información proporcionada por el Perú, según la cual la norma internacional vigente para niveles de cadmio es suficiente para proteger la salud de las personas. Indonesia instó a la Unión Europea a armonizar los niveles máximos de cadmio con lo establecido en las normas, orientaciones y recomendaciones internacionales.

Colombia agradeció la intervención del Perú y manifestó preocupación por la entrada en vigor del Reglamento (UE) 488/2014, que perturba el comercio de chocolate y otros productos de cacao desde 2019. El Reglamento solo es aplicable a determinadas categorías de productos de cacao; Colombia pidió que la Unión Europea vigilara y controlara más estrechamente a sus agentes económicos en cuanto a la aplicación de su Reglamento.

La Unión Europea agradeció que el Perú y otros Miembros plantearan este asunto y afirmó que era plenamente consciente de las consecuencias económicas de estas medidas de salud pública. Indicó que la medida de la UE era necesaria para proteger la salud de los consumidores y se basaba en un análisis de riesgo que había tenido en cuenta la ingesta semanal tolerable (IST) establecida por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y los hábitos de consumo en le UE. Se ha comprobado que el consumo de chocolate es bastante más alto que en otras partes del mundo y que algunos grupos vulnerables, en particular los niños, superaban la IST.

La Unión Europea mencionó que se había concedido un período de transición de cuatro años para el chocolate y otros productos de cacao, a partir de la entrada en vigor del Reglamento, el 1 de enero de 2015, acatando las preocupaciones de los países productores. El límite máximo establecido por la UE para chocolate con un contenido de sólidos de más del 50% de cacao seco es conforme a los niveles establecidos recientemente por el Codex y se han establecido límites más rigurosos solo si son necesarios para proteger la salud de las personas. Se han fijado niveles máximos en los productos finales, no en cacao en grano, con el fin de no restringir el comercio de manera innecesaria. La Unión Europea indicó que ofrecía asistencia técnica específica y estaba aplicando un programa específico de desarrollo en el marco de la iniciativa "Innovación Inteligente para el Desarrollo a través de la Investigación en Agricultura" (DeSIRA), a fin de fomentar la producción sostenible de cacao en Colombia, el Ecuador y el Perú. La Unión Europea se mostró dispuesta a proseguir el debate en reuniones bilaterales.