Número de PCE - 475

Modificación de los LMR de la UE para el producto fitosanitario mancozeb

Mantenida por: Unión Europea
Planteada por: Colombia; Costa Rica; Côte d'Ivoire; Ecuador; Paraguay
Respaldado por: Brasil; Chile; Guatemala; Honduras; México; Nicaragua; Panamá; Perú
Planteada por primera vez en: junio 2020 G/SPS/R/99 paras. 3.59-3.89
Planteada posteriormente en:
Número de veces posteriormente presentada: 0
Documentos pertinentes: G/SPS/N/EU/384 G/SPS/N/EU/384/Add.1 G/TBT/N/EU/712 G/SPS/GEN/1796 G/SPS/GEN/1808
Productos abarcados:
Palabra clave (tema) principal : Inocuidad de los alimentos
Palabras claves: Obstáculos técnicos al comercio (OTC); Inocuidad de los alimentos; Salud de las personas; Límites máximos de residuos (LMR); Plaguicidas; Evaluación del riesgo
Situación: No se ha notificado
Solución:
Fecha en que se comunicó su resolución:

Extractos de los resumenes de las reuniones del Comité MSF

En junio de 2020, Colombia dio las gracias a Côte d'Ivoire, el Paraguay, Costa Rica y el Ecuador por copatrocinar esta preocupación comercial específica y a Guatemala, el Brasil, Nicaragua, México, el Perú y Chile por respaldarla. Colombia compartía las preocupaciones expresadas por Côte d'Ivoire en el documento G/SPS/GEN/1796, en particular en lo que se refería a los bananos.

Colombia y el Ecuador presentaron conjuntamente el documento G/SPS/GEN/1808, basado en las observaciones transmitidas a la Unión Europea respecto de la notificación G/SPS/N/EU/384.

Côte d'Ivoire presentó sus observaciones en el documento G/SPS/GEN/1796.

Costa Rica facilitó la siguiente declaración: Costa Rica ha recibido con enorme preocupación la notificación G/TBT/N/EU/712, mediante la cual la Unión Europea propone la no renovación de la sustancia activa mancozeb, e informa sobre la intención, mediante una acción separada, de reducir los Límites Máximos de Residuos (LMR) para esta sustancia, todo lo cual entraría en vigencia en el último trimestre del 2020. El mancozeb se utiliza en Costa Rica en la producción de más 20 cultivos, incluyendo algunos de los principales productos de exportación. Esta sustancia es especialmente importante en el cultivo del banano por su modo de acción como protector para el combate de la sigatoka negra, plaga de altísima importancia económica. Sin control de la sigatoka negra, sería imposible obtener la cosecha con un adecuado número de hojas que a su vez permita que la fruta sea exportable. El mancozeb tiene una serie de ventajas desde el punto de vista de la conservación del medio ambiente: se puede utilizar y es efectivo en un amplio rango de dosis, lo que permite racionalizar su uso, costo e impacto; es compatible con el aceite mineral y no es fitotóxico; es estable en condiciones ambientales del trópico (alta precipitación y temperatura); requiere de un menor uso de coadyuvantes químicos (adherentes y antiderivas); y es compatible con todos los fungicidas y gran cantidad de fertilizantes foliares y bioestimulantes usados en banano y necesarios para mejorar la calidad y la producción. Hasta el momento la industria de agroquímicos a nivel mundial no ha logrado desarrollar otro fungicida que reúna las características del mancozeb: alta eficacia, amplio espectro, seguro para el cultivo, el medio ambiente y la salud de los trabajadores, nulo riesgo de resistencia, excelente compatibilidad con otros agroquímicos y bajo costo. Sin el acompañamiento de mancozeb, los aislamientos de sigatoka negra resistentes a fungicidas sistémicos proliferarían descontroladamente y se perdería el control de la enfermedad en las plantaciones en el corto plazo, con un severo impacto económico y social. Antes de la pandemia la industria bananera en Costa Rica era fuente de 40.000 empleos directos y 100.000 indirectos, equivalente a alrededor del 6.7% de los ocupados. La industria ya está lidiando con la pérdida de acceso a otras sustancias críticas, como la buprofezina, el clorotalonil y el imazalil, lo que incrementa dramáticamente la vulnerabilidad y la viabilidad de nuestro sistema de producción agrícola; y reduce su capacidad para absorber empleo y funcionar como un dinamizador social y económico. Entendemos que los resultados preliminares de la más reciente evaluación apuntarían a un uso seguro del mancozeb en la Unión Europea. Sin embargo, en caso de la que Unión Europea siga adelante con la intención de modificar el LMR para mancozeb a pesar de las dudas científicas y las dificultades socioeconómicas que esto implicaría; resulta sumamente importante que la Unión Europea también tome en cuenta las circunstancias excepcionales generadas por la pandemia. En esa línea, Costa Rica se une al llamado hecho con anterioridad, y en especial por Côte D'Ivoire en el documento G/SPS/GEN/1796 para que la UE suspenda los procesos de reducción de LMRs de sustancias críticas y establezca un dialogo efectivo con los socios comerciales afectados.

El Paraguay facilitó la siguiente declaración: La delegación de Paraguay manifiesta su preocupación por la no renovación de la sustancia mancozeb y su posterior modificación de LMRs. Esta preocupación ha sido ya adelantada en el intercambio escrito del Comité OTC en el mes de mayo y se han presentado comentarios a la UE en Bruselas dentro del plazo establecido, los cuales esperamos sean tenidos en cuenta. El mancozeb es una sustancia activa con más de 50 años de uso y continúa siendo considerada como una herramienta importante para el control de hongos fitopatógenos a nivel mundial, sobre todo en programas antirresistencia. El mancozeb es un fungicida multisitio, proyectante que se utiliza en más de 70 cultivos, como hortalizas, frutales, ornamentales, nueces, cereales, soja, maíz, papas, bananas, cítricos, uvas, césped. Esta sustancia menciona que controla más de 400 enfermedades solo o en mezclas con fungicidas sistémicos, de especies pertenecientes a los cuatro grandes grupos de hongos: phycomicetos, ascomycetos, deuteromycetos, y basidiomycetos: Phytophthora, Botrytis, Alternaria, Michosphaerella, Septoria, Peronospora, Phoma, Pseudoperonospora, Cercospora, Venturia, Plasmopara, Monilia, Antracnosis, Puccinias, Uromyces, Ascochitas, Helmintosporium, Sphaceloma, Uncinula, Diplocarpon. Convirtiéndose en un fungicida estratégico para el control de las 10 principales enfermedades a nivel mundial, con un uso en las mismas de más del 95%. Los productores paraguayos utilizan actualmente el mancozeb para el control de roya asiática que afecta a la soja para hacer frente a la resistencia que puedan presentar esta y que no puede ser enfrentada con otros fungicidas de circulación actual en el mercado. Al ser un multisitio, el mancozeb actúa en varios ámbitos dentro del organismo patógeno que ya tiene resistencia formada a otros fungicidas. Por ello, al remover este producto de la rotación, se corre el riesgo no solo de aumentar la aplicación de otros fungicidas en los ciclos productivos, sino también que disminuya la eficacia de estos, lo cual derivaría en una afectación del rendimiento de la producción de un cultivo fundamental para la economía paraguaya. En la actualidad existen muy pocos productos multisitios como el mancozeb, uno de ellos es el clorotalonil, que también es objeto de otra preocupación comercial pues su utilización también está siendo eliminada por la UE. El mancozeb y el clorotalonil representan cerca del 90% del uso de multisitios en Paraguay. Además de los cultivos de la soja, se verán afectados los cultivos de maíz por esta no renovación, pues el mancozeb es utilizado en maíz para combatir una enfermedad causada por Phaeosphaeria maydis. Esta sustancia es en la actualidad la única alternativa de amplio uso y que tiene efectividad y buena relación costo/beneficio para los productores. Como ingrediente activo vigente, mancozeb ha sido objeto de reevaluación por parte de las autoridades reguladoras en varias regiones durante la última década. Con base en una amplia base de datos, estudios y directrices reglamentarias en materia de salud y medio ambiente, mancozeb ha completado con éxito la reevaluación regulatoria y los productos que lo contienen se han vuelto a registrar en muchos países, incluidos los de la Unión Europea (UE) en los últimos años. Cuando mancozeb se utiliza de acuerdo con las buenas prácticas agrícolas (BPA) aprobadas, estos no plantean riesgos para la salud humana o el medio ambiente pues se trata de una sustancia con baja persistencia en el ambiente, baja toxicidad aguda en mamíferos y poca o ninguna fitotoxicidad. Cualquier reducción de los límites máximos de residuos (LMR) para mancozeb podrá representar un impacto significativo en el comercio mundial, afectando negativamente el acceso a los mercados de los productores de terceros países. En el Paraguay, como país en desarrollo sin litoral, el impacto podría ponderarse como alto, afectando a los agricultores y disminuyendo o cerrando la posibilidad de acceder al mercado europeo. Cabe destacar que el impacto negativo estaría afectando directamente a los productores agrícolas, así como indirectamente a los que intervienen en toda la cadena de producción y exportación de productos agrícolas (transporte, logística, entre otros). Asimismo, al no contar en el mercado con un producto alternativo para controlar un fitopatógeno, la seguridad alimentaria podría verse afectada por la imposibilidad de continuar con su uso si se desea exportar a uno de los principales socios comerciales del Paraguay. Por lo expuesto, instamos a la UE a: 1) Establecer medidas respaldadas en evaluaciones de riesgo concluyentes realizadas con base a los criterios establecidos por las normas y recomendaciones internacionales, de conformidad con las disposiciones del Acuerdo MSF y OTC; 2) Mantener los LMR de la UE existentes para el mancozeb y no se establezcan niveles más restrictivos, en particular en tiempos de pos-COVID-19, en atención a la problemática presentada en la comunicación G/SPS/GEN/1778/Rev.2, G/TBT/GEN/296/Rev.2. Para concluir, quisiéramos recordar a la UE que agricultura tiene una importancia fundamental para el Paraguay y el buen funcionamiento del sector agrícola es esencial para garantizar la seguridad alimentaria, siendo los productos agrícolas una fuente principal de alimentos e ingresos nacionales que requieren de la disponibilidad de herramientas como lo es mancozeb, para enfrentarse de manera efectiva el ataque de plagas.

El Ecuador se refirió a las tres preocupaciones comerciales específicas que copatrocinaba, relativas a la política de la UE de reducción de los LMR para diversas sustancias de gran importancia en materia de protección fitosanitaria en la producción de alimentos. El Ecuador destacó una preocupación específica relativa a las sustancias buprofezina, clorotalonil e imazalil, y, más recientemente, clorpirifós y mancozeb. Por último, el Ecuador presentó un documento conjunto con Colombia distribuido con la signatura G/SPS/GEN/1808.

El Brasil, Chile, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá y el Perú respaldaron esta preocupación.

Chile facilitó la siguiente declaración: Chile comparte la preocupación, principalmente debido a futuras repercusiones en los LMRs de fruta de exportación. El mancozeb es usado en la producción frutícola destinada a la exportación, principalmente en pomáceas (manzanas y peras), y no hay un producto que lo reemplace actualmente, la no renovación de la autorización, podría generar complicaciones en control de ciertas enfermedades y pérdidas de producción, impactando negativamente la producción frutícola nacional y el comercio. Chile es líder en exportación de manzanas, con más de 700.000 toneladas año. La superficie plantada alcanza 30.000 hectáreas.

Guatemala facilitó la siguiente declaración: Agradecemos a Colombia y Ecuador por incluir el tema en la agenda de la reunión. Manifestamos preocupación por la decisión de la Unión Europea de la no renovación del mancozeb. Reiteramos que no somos productores de la sustancia, sin embargo, la sustancia es utilizada por los productores agrícolas. Nuestra preocupación se enfoca en que la no renovación de la aprobación y la expiración de todos los períodos de gracia para las existencias de productos que contengan esta sustancia. Como consecuencia de esta notificación, la Unión Europea ha anunciado que en el futuro revisará los límites actuales de residuos máximos permitidos, como lo han realizado anteriormente con otras sustancias, lo que afectará directamente a la producción nacional y las exportaciones hacia la Unión Europea. Esta decisión tendrá un impacto negativo para los productores agrícolas guatemaltecos, debido a que utilizan el mancozeb para el control de hongos en los productos agrícolas. Dicha sustancia es fundamental para cultivos estratégicos que se exportan hacia la Unión Europea como frutas y vegetales, entre ellas, banano y plátano. Esta medida también afectará las exportaciones de otros países de Latinoamérica que también son productores agrícolas y exportadores. Se les recuerda a los países miembros que la gran mayoría de países de Latinoamérica que exportan fruta a Europa son países tropicales que son más propensos a plagas que no se encuentran presentes en el continente europeo. Para el caso de la producción de banano y plátano, el mancozeb se utiliza para el control de la enfermedad conocida como Sigatoka negra, causada por el hongo Mycosphaerella fijiensis. Esta enfermedad se caracteriza por invadir y necrosar los tejidos de las hojas hasta generar la muerte de estas en los cultivos perennes de Banano y Plátano y, por ello, es una enfermedad de gran impacto económico en los cultivos de Banano y Plátano, a nivel mundial. Adicionalmente, no existe en el mercado una sustancia química u orgánica que brinde un control eficiente de la Sigatoka negra. La Unión Europea mencionó en la notificación G/SPS/N/EU/384 que han identificado efectos potencialmente negativos para la salud; sin embargo, la Unión Europea no ha comunicado a los países afectados la información sobre la contaminación de los productos que han sido evaluados con la información científica disponible. Además, la Unión Europea no ha sustentado científicamente sobre la supuesta peligrosidad y daño de la sustancia mancozeb en las frutas y vegetales exportados al mercado europeo desde América Latina. Guatemala envío comentarios en la consulta pública y esperamos respuesta a nuestros planteamientos.

México facilitó la siguiente declaración: México comparte esta intervención para respaldar la preocupación comercial específica planteada por Colombia, Costa Rica, Ecuador y Paraguay respecto a las propuestas de modificaciones a los reglamentos de la Unión Europea, para la prohibición del uso y comercialización del fungicida mancozeb. Resaltamos la importancia de que, en la adopción de medidas sanitarias o fitosanitarias con un impacto significativo en el comercio, se asegure su sustento en una evaluación de los riesgos existentes para la vida y la salud de las personas y de los animales o para la preservación de los vegetales. Lo anterior, de conformidad con el principio previsto en el artículo 5 del Acuerdo sobre la Aplicación de Medidas Sanitarias y Fitosanitarias de la OMC. En este sentido, al igual que otras delegaciones lo han manifestado, solicitamos a la Unión Europea, reevalúe el enfoque de esta medida para que se base en riesgo y no en peligrosidad, asegurando así que las evaluaciones de riesgo puedan determinar, con base en evidencia científica, las condiciones para el establecimiento de Límites Máximos de Residuos, tal como lo prevé el artículo 5 del Acuerdo MSF. Adicionalmente, la prohibición del uso de mancozeb en productos alimenticios y su comercialización en la Unión Europea tendría un impacto significativo en las exportaciones de México. México solicita atentamente a la Unión Europea que considere los comentarios que los países hemos enviado con respecto a las notificaciones realizadas a los Comités MSF y OTC. Agradecemos y reiteramos la importancia de privilegiar la transparencia a lo largo del proceso en el que se encuentra la Unión Europea y solicitamos que se mantenga informados a los Miembros de este Comité sobre los avances de este tema.

El Perú facilitó la siguiente declaración: El Perú brinda un constante seguimiento a las notificaciones G/TBT/N/EU/712, G/SPS/N/EU/384 y G/SPS/N/EU/384/Add.1 relativas a la no renovación del uso del mancozeb por parte de la Unión Europea. Al respecto, el Perú agradecería que la UE tome en consideración los comentarios remitidos a través del punto de contacto OTC y de manera bilateral, a fin de tener una medida final basada en riesgos, conforme el artículo 5 del Acuerdo MSF OMC.

La Unión Europea dio la siguiente respuesta: La Unión Europea da las gracias a los Miembros de la OMC por plantear la cuestión y aprovecha la ocasión para aclarar el fundamento de la decisión adoptada. El 17 de abril de 2020, la Unión Europea notificó al Comité OTC un proyecto de Reglamento de Ejecución de la Comisión por el que no se renueva la aprobación de la sustancia activa clorpirifos metilo con arreglo a lo dispuesto en el Reglamento (CE) Nº 1107/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo, relativo a la comercialización de productos fitosanitarios. Las autorizaciones vigentes de productos fitosanitarios que contengan mancozeb se retirarán y ya no se podrán comercializar esos productos. La no renovación de la aprobación se fundamenta en una evaluación científica llevada a cabo en virtud del Reglamento (CE) N° 1107/2009 por expertos de los Estados miembros de la Unión Europea y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA). Para aprobar una sustancia activa de conformidad con el Reglamento (CE) Nº 1107/2009 debe demostrarse que esta no es perjudicial para la salud humana y de los animales ni para el medio ambiente. En el artículo 4 del Reglamento se enumeran los criterios específicos de aprobación, que se explican con más detalle en el anexo II de dicho documento. Durante la evaluación y examen por homólogos del mancozeb la EFSA constató las siguientes cuestiones que suscitaron preocupación: a) una potencial toxicidad para la reproducción del mancozeb, considerado tóxico para la reproducción de categoría 1B conforme a los criterios establecidos en el Reglamento (CE) Nº 1272/2008 de la Comisión; b) la estimación de la exposición no alimentaria supera el valor de referencia en el caso de los tomates, las patatas (papas), los cereales y las vides; c) además, se cumplen los criterios para clasificar esta sustancia como alterador endocrino en los humanos y probablemente en especies a las que no está destinada. A la luz de lo que precede, el mancozeb no cumple los criterios de aprobación establecidos en el artículo 4 del Reglamento (CE) Nº 1107/2009, y en estos momentos no se puede autorizar. Los Estados miembros de la UE deberán retirar las autorizaciones vigentes de productos fitosanitarios ya comercializados que contengan mancozeb, a más tardar tres meses después de la entrada en vigor del Reglamento de Ejecución de la Comisión. El período de gracia previsto en el artículo 46 del Reglamento (CE) Nº 1107/2009 expirará no más tarde de seis meses después de la entrada en vigor del Reglamento de Ejecución. Esta decisión solo afecta a la comercialización del mancozeb y de los productos fitosanitarios que lo contienen. Como consecuencia de la no renovación de la aprobación, y una vez transcurridos todos los períodos de gracia para las existencias de productos que contengan dicha sustancia, se tomarán probablemente medidas específicas sobre los límites máximos de residuos y se presentará otra notificación como prevén los procedimientos en materia de medidas sanitarias y fitosanitarias.