Número de PCE - 456

Restricciones de Corea a la importación de aves de corral por motivo de la gripe aviar altamente patógena

Mantenida por: Corea, República de
Planteada por: Unión Europea
Respaldado por: Federación de Rusia
Planteada por primera vez en: marzo 2019 G/SPS/R/94 paras. 3.27-3.29
Planteada posteriormente en:
Número de veces posteriormente presentada: 0
Documentos pertinentes: Planteada oralmente.
Productos abarcados: 0207 Carne y despojos comestibles, de aves de la partida 01.05, frescos, refrigerados o congelados.
Palabra clave (tema) principal : Sanidad animal
Palabras claves: Zonas libres de plagas o enfermedades / Regionalización; Influenza aviar; Evaluación del riesgo; Sanidad animal
Situación: No se ha notificado
Solución:
Fecha en que se comunicó su resolución:

Extractos de los resumenes de las reuniones del Comité MSF

En marzo de 2019, la Unión Europea expresó su preocupación por el hecho de que Corea mantuviera prohibiciones de importar productos de aves de corral procedentes de todo el territorio de varios Estados miembros de la UE a causa de la gripe aviar. La Unión Europea indicó que debía someterse a largos procedimientos para que se levantaran las prohibiciones, pese a que notificaba a la OIE la situación de la enfermedad en sus Estados miembros y publicaba informes veterinarios en el sitio web de la Comisión Europea. Aunque la legislación coreana reconocía el principio de regionalización, el país no parecía aplicarlo y, en consecuencia, la situación era imprevisible y se restringía el comercio de productos de aves de corral. La Unión Europea destacó que había facilitado repetidamente información a Corea sobre los controles sanitarios vigentes, para demostrar que la enfermedad estaba bajo control en su territorio, y el bajo riesgo de entrada de la enfermedad a las zonas libres. Además, los brotes de gripe aviar se producían por desplazamientos de aves migratorias y no por el comercio internacional de productos de aves de corral. La Unión Europea también alegó que las restricciones de Corea eran discriminatorias, puesto que las autoridades coreanas aplicaban el principio de regionalización a su propio mercado cuando se producían brotes de gripe aviar en su territorio. Por tanto, la Unión Europea pidió a Corea que explicase detalladamente qué información requerían sus autoridades y que permitiese la celebración de un diálogo productivo en materia reglamentaria con el fin de reconocer las medidas de regionalización.

La Federación de Rusia suscribía la preocupación expresada por la UE, puesto que también se enfrentaba a una cuestión de regionalización con Corea relacionada con la gripe aviar.

Corea respondió que seguiría celebrando consultas con los Estados miembros de la UE. El procedimiento de Corea consistía en realizar una evaluación del riesgo de importación para determinar si el sistema de sanidad animal de un país era adecuado, incluidas la vigilancia y las restricciones de movimiento. Este procedimiento se aplicaría a los Estados miembros de la UE que habían solicitado a Corea una decisión de regionalización, siempre que aportasen las pruebas necesarias para mostrar que mantenían zonas libres de enfermedades o zonas de escasa prevalencia de enfermedades.