Número de PCE - 426

Medidas adoptadas por la Federación de Rusia para restringir la importación de vino

Mantenida por: Federación de Rusia
Planteada por: Montenegro
Respaldado por: Moldova, República de
Planteada por primera vez en: julio 2017 G/SPS/R/87 paras. 4.8-4.10
Planteada posteriormente en: noviembre 2017 (G/SPS/R/88 paras. 3.56-3.58)
Número de veces posteriormente presentada: 1
Documentos pertinentes: Planteada oralmente
Productos abarcados: 2204 Vino de uvas frescas, incluso encabezado; mosto de uva, excepto el de la partida 20.09.
Palabra clave (tema) principal : Inocuidad de los alimentos
Palabras claves: Plaguicidas; Contaminantes; Inocuidad de los alimentos; Salud de las personas
Situación: No se ha notificado
Solución:
Fecha en que se comunicó su resolución:

Extractos de los resumenes de las reuniones del Comité MSF

En julio de 2017, Montenegro expuso su preocupación por las medidas aplicadas por la Federación de Rusia a las importaciones de productos vinícolas. Montenegro puso de relieve que no se habían registrado casos de no conformidad de sus productos vinícolas con las normas de la Federación de Rusia. Las restricciones impuestas a las importaciones comenzaron a aplicarse el 26 de abril sin notificación previa ni oficial. Según el sitio web oficial del Rospotrebnadzor (Servicio Federal Ruso de Vigilancia para la Protección de los Derechos y el Bienestar de la Población), el motivo era un aumento del contenido de plaguicidas (Metalaxil) y de partículas del flalato plastificante. Montenegro lamentó que se mantuvieran las restricciones, a pesar de las reuniones bilaterales y del intercambio de información. Por último, pidió que el vino confiscado se sometiera a un procedimiento de pruebas conjuntas, en un plazo razonable, para esclarecer los hechos controvertidos.

La República de Moldova apoyó la preocupación expuesta por Montenegro y su propuesta de un control conjunto, y añadió que también podría seguirse un criterio similar para abordar sus problemas comerciales actuales con la Federación de Rusia.

La Federación de Rusia agradeció los contactos bilaterales con Montenegro y precisó que su autoridad competente, el Rospotrebnadzor, había detectado que el productor vinícola montenegrino no cumplía su legislación sanitaria y epidemiológica ni sus normas de higiene. La Federación de Rusia recordó que el Rospotrebnadzor lo había comunicado a la empresa, pero ni esta ni las autoridades competentes de Montenegro habían facilitado información y, en vista de ello, se había impuesto la restricción temporal a la importación. La Federación de Rusia seguía dispuesta a mantener conversaciones bilaterales con las autoridades competentes de Montenegro.

En noviembre de 2017, Montenegro reiteró su preocupación por las medidas restrictivas aplicadas por la Federación de Rusia a las importaciones de vino procedentes de Montenegro, e informó de las iniciativas desplegadas desde la reunión anterior del Comité MSF. Montenegro recordó que las restricciones a la importación comenzaron a aplicarse en 2016 sin notificación previa ni oficial a las autoridades de Montenegro ni a las compañías afectadas. Añadió que había presentado a las autoridades de la Federación de Rusia dos cartas oficiales solicitando información adicional y aclaraciones sobre las pruebas científicas y los términos de la restricción impuesta, había ofrecido consultas bilaterales y había indicado que el control conjunto del vino sería el mejor medio de resolver el asunto. Montenegro se mostró dispuesto a cooperar y a aceptar que la Federación de Rusia verificara que su producción de vino cumplía las normas de la Federación de Rusia. Dijo que lamentaba profundamente que la Federación de Rusia no hubiera respondido a su correspondencia ni manifestado el deseo de iniciar una consulta bilateral o aplicar medidas correctoras para levantar esta restricción. Montenegro instó a la Federación de Rusia a levantar la restricción y acordar una solución, con medidas como la verificación de la conformidad sanitaria y fitosanitaria del vino montenegrino, para facilitar la reanudación de las exportaciones de vino.

Moldova remitió a su declaración en la reunión del Comité MSF celebrada en julio de 2017 y reiteró su apoyo a la propuesta de Montenegro relativa a un control conjunto del vino montenegrino confiscado, que permitiría asimilar las normas y procedimientos de inocuidad alimentaria de la Federación de Rusia y adoptar medidas correctivas. Moldova instó a la Federación de Rusia a participar de manera constructiva en consultas bilaterales para hallar una solución mutuamente satisfactoria con arreglo a las normas de la OMC.

La Federación de Rusia dijo que la restricción temporal de las importaciones se impuso porque se había comprobado que los vinos montenegrinos no cumplían los requisitos estipulados por la Unión Económica Euroasiática y por la Federación de Rusia. Indicó que se estaban estudiando las comunicaciones de Montenegro, pero en ellas no se informaba de las medidas adoptadas por Montenegro para identificar casos de contaminación de los vinos importados a la Federación de Rusia. La Federación de Rusia esperaba una cooperación constructiva con Montenegro a este respecto.