Número de PCE - 405

Restricciones a la importación aplicadas por China a causa del virus de Schmallenberg

Mantenida por: China
Planteada por: Unión Europea
Respaldado por:
Planteada por primera vez en: marzo 2016 G/SPS/R/82 paras. 3.7-3.8
Planteada posteriormente en:
Número de veces posteriormente presentada: 0
Documentos pertinentes: Planteada oralmente
Productos abarcados:
Palabra clave (tema) principal : Sanidad animal
Palabras claves: Sanidad animal; Normas internacionales/armonización; Evaluación del riesgo
Situación: No se ha notificado
Solución:
Fecha en que se comunicó su resolución:

Extractos de los resumenes de las reuniones del Comité MSF

En marzo de 2016, la Unión Europea señaló que desde 2012 China mantenía suspendidas las importaciones de semen bovino y de otros materiales genéticos de rumiantes de los Estados miembros de la UE afectados por el virus Schmallenberg. Aunque inicialmente la prohibición era provisional, seguía estando en vigor. La Unión Europea entendía que la prohibición era excesivamente restrictiva, y señaló que China no respetaba las obligaciones que había asumido en virtud del Acuerdo MSF. Esta enfermedad no estaba catalogada por la OIE y, por tanto, no debería ser considerada en medidas de reglamentación del comercio. La Unión Europea había informado a China de esta enfermedad, había llevado a cabo misiones de evaluación del riesgo en varios Estados miembros de la UE, había respondido a cuestionarios y organizado comités técnicos con expertos chinos, entre otras actividades. La Unión Europea acogió con satisfacción el compromiso de China de llevar a cabo una cuarta misión de expertos. Señaló que seguía dispuesta a colaborar con China para resolver este problema sin más demora.

China señaló su preocupación por esta enfermedad. Sus medidas se basaban en las evaluaciones del riesgo realizadas sobre el terreno en varios Estados miembros de la UE, así como en los seminarios técnicos realizados con expertos. China había determinado que el virus podía propagarse a través de los insectos y transmitirse por medio del esperma, y por tanto no se podía regionalizar la enfermedad. China afirmó que sus medidas se basaban en criterios científicos y que respetaban el Acuerdo MSF. Afirmó su voluntad de seguir intercambiando información técnica con la Unión Europea a fin de alcanzar un consenso sobre el control del virus Schmallenberg y reanudar el comercio lo antes posible.