Número de PCE - 374

Prohibición de la UE a la importación de mangos y determinadas hortalizas procedentes de la India

Mantenida por: Unión Europea
Planteada por: India
Respaldado por: Nigeria; República Dominicana
Planteada por primera vez en: julio 2014 G/SPS/R/75 paras. 4.7- 4.8
Planteada posteriormente en: octubre 2014 (G/SPS/R/76 paras. 3.18-3.19)
marzo 2015 (G/SPS/R/78 paras. 3.41-3.42)
julio 2015 (G/SPS/R/79 paras. 3.47-3.49)
octubre 2015 (G/SPS/R/81 paras. 3.54-3.55)
marzo 2016 (G/SPS/R/82 paras. 3.57-3.58)
junio 2016 (G/SPS/R/83 paras. 4.26-4.27)
Número de veces posteriormente presentada: 6
Documentos pertinentes: Planteada oralmente
Productos abarcados: 07 Hortalizas, plantas, raíces y tubérculos alimenticios; 08 Frutas y frutos comestibles; cortezas de agrios (cítricos), melones o sandias
Palabra clave (tema) principal : Sanidad vegetal
Palabras claves: Proc. de control, inspección y aprobación; Sanidad vegetal
Situación: No se ha notificado
Solución:
Fecha en que se comunicó su resolución:

Extractos de los resumenes de las reuniones del Comité MSF

En julio de 2014, la India señaló que desde el 1º de mayo de 2014 la UE prohibía la importación de mango y de otros cuatro vegetales de la India debido al creciente número de interceptaciones de plagas y organismos nocivos en los envíos exportados a la UE. La India había mantenido conversaciones con la UE para intercambiar información sobre las medidas de control adoptadas para resolver este problema. La UE había impuesto su prohibición antes de evaluar el resultado del tratamiento con agua caliente, por irradiación y otras alternativas. La cosecha destinada al mercado de la UE no pudo ser exportada. Se indicó que un equipo técnico de la UE se iba a desplazar a la India en septiembre de 2014 para inspeccionar las instalaciones, y la India expresó su deseo de resolver pronto esta cuestión.

La UE explicó que estas medidas se adoptaron el 24 de abril de 2014 a consecuencia del creciente número de interceptaciones de envíos de plantas y productos vegetales con organismos nocivos en la frontera de la UE. Se habían celebrado varias reuniones con la India para examinar las insuficiencias en los controles fitosanitarios a la exportación y los sistemas de certificación inapropiados de la India. En 2010 y 2013 la Oficina Alimentaria y Veterinaria de la UE llevó a cabo dos misiones a la India que pusieron de manifiesto importantes deficiencias en el sistema de certificación de vegetales exportados a la UE. La situación no había mejorado y seguía aumentando el número de envíos de productos vegetales con organismos nocivos interceptados en la frontera de la UE. Por este motivo, la UE había prohibido temporalmente la importación de cinco productos hasta el final de 2015, para que la India pudiera tomar medidas correctivas y mejorar su sistema de certificación. Esta prohibición temporal se revisaría a la luz de: i) el resultado de futuras auditorías, la primera de las cuales estaba prevista para septiembre de 2014; ii) la recepción de garantías suficientes por parte de las autoridades de la India; y iii) la disminución del número de interceptaciones de otros vegetales y productos vegetales exportados por la India. La UE expresó su deseo de que la India tomara las medidas necesarias para reanudar todas las exportaciones vegetales y productos vegetales a la UE.

En octubre de 2014, la India reiteró su preocupación por la prohibición de exportaciones de mangos y otras cuatro frutas y hortalizas a la UE, basada en el número creciente de intercepciones de plagas y organismos nocivos. La India había informado a la Unión Europea de las diversas medidas adoptadas para reducir las intercepciones, tales como la inmersión de los mangos en agua caliente para eliminar la mosca de la fruta. Las autoridades de la UE habían acordado visitar en la India los establecimientos de envasado y de los sistemas aplicados, y la India pidió a la Unión Europea que levantara las restricciones a la mayor brevedad.

La Unión Europea explicó que había adoptado las medidas en abril de 2014 debido al número creciente de intercepciones de cinco productos problemáticos en sus fronteras. Se habían celebrado varias reuniones con la India para examinar problemas de controles fitosanitarios de exportación y de los sistemas de certificación. En 2010 y 2013 la Oficina Alimentaria y Veterinaria de la UE había realizado dos misiones en la India y había detectado importantes deficiencias en su sistema de certificación de los vegetales. La Unión Europea aclaró que la prohibición temporal en vigor se mantendría hasta finales de 2015 y que en las próximas semanas se publicaría un informe de auditoría. Dijo que, antes de plantearse levantar la prohibición, esperaba que la India ofreciera garantías suficientes de que tomaría medidas correctivas eficaces.

En marzo de 2015, la India recordó su preocupación expresada anteriormente en relación con la prohibición de la UE de las exportaciones de mangos y cuatro tipos de hortalizas. La India informó de que la prohibición de los mangos había sido suprimida en febrero de 2015, sin embargo, la de los cuatro tipos de hortalizas seguía vigente. La India había comunicado a la Unión Europea varias medidas para mejorar su sistema de embalaje, cuarentena e inspección. Asimismo, recordó la visita de la Oficina Alimentaria y Veterinaria (OAV) de la Comisión Europea a la India en septiembre de 2014, que notificó una mejora general del sistema de control. La India pidió a la Unión Europea que reconociera esta mejora y levantara la prohibición.

Nigeria afirmó que compartía la preocupación de la India y señaló que esas medidas podían ser un impedimento para sus esfuerzos por diversificar las exportaciones.

La Unión Europea explicó que la prohibición era temporal, a fin de evitar la introducción y propagación dentro de la Unión Europea de organismos dañinos relacionados con la coloquíntida, el taro, las malangas, la berenjena y las calabazas serpiente procedentes de la India. La Unión Europea confirmó que la inspección mencionada por la India había puesto de manifiesto mejoras importantes en el sistema de certificación fitosanitaria de las exportaciones de ese país; sin embargo, aún había intercepciones regulares de organismos dañinos en los envíos de productos de la India no sometidos a prohibición. La Unión Europea indicó que hacían falta nuevos análisis y que en 2015 se realizaría otro examen en función de la evolución de las intercepciones de las importaciones.

En julio de 2015, la India recordó su preocupación expresada anteriormente en relación con la prohibición de la UE de las exportaciones de mangos y cuatro tipos de hortalizas, debido al creciente número de interceptaciones de plagas y organismos nocivos realizadas desde mayo de 2014. La prohibición de los mangos había sido suprimida en febrero de 2015, pero la de los cuatro tipos de hortalizas seguía vigente. La India había comunicado a la Unión Europea las diversas medidas de control que había aplicado, entre ellas, el fortalecimiento de los sistemas de cuarentena vegetal y el aumento de la intensidad de muestreo. Asimismo, recordó la visita de la Oficina Alimentaria y Veterinaria (OAV) de la Comisión Europea a la India en septiembre de 2014, que había notificado una mejora general del sistema de control.

La República Dominicana compartió las preocupaciones de la India y señaló que actualmente se enfrentaba a una situación similar.

La Unión Europea confirmó que sus medidas habían sido introducidas el 24 de abril de 2014 para evitar la entrada de organismos nocivos. Explicó que la prohibición relativa a los mangos se había levantado en febrero de 2015 con arreglo a la información positiva recibida tras la visita de los inspectores de la UE y la confirmación de las autoridades competentes de la India de que aplicarían un tratamiento fitosanitario específico a los mangos antes de su exportación. A pesar de los avances realizados, todavía se habían interceptado muchos organismos nocivos. Esta situación había suscitado la preocupación de la UE por la eficacia del sistema fitosanitario de exportación de la India. La Unión Europea señaló además que las medidas eran temporales y serían revisadas antes de fines de 2015 dependiendo de cómo evolucionaran las interceptaciones en el curso de las importaciones y las garantías ofrecidas por las autoridades indias competentes.

En octubre de 2015, la India recordó su preocupación expresada anteriormente en relación con la prohibición de la UE de las exportaciones de mangos y cuatro tipos de hortalizas, debido al creciente número de interceptaciones de plagas y organismos nocivos desde mayo de 2014. Ya no se prohibían las importaciones de mangos, desde febrero de 2015, pero la prohibición de los cuatro tipos de hortalizas seguía vigente. En agosto de 2015, la India había presentado a la Unión Europea un plan de acción para esos cuatro tipos de hortalizas, pero no había recibido respuesta. La India pidió a la Unión Europea que examinara el plan de acción y tuviera en cuenta el informe de su auditoría a fin de facilitar la pronta suspensión de la prohibición.

La Unión Europea confirmó que sus medidas se habían introducido el 24 de abril de 2014 a fin de prevenir la entrada de organismos nocivos, y recordó la explicación que había dado en julio de 2015.

En marzo de 2016, la India recordó su preocupación en relación con la prohibición de la UE de las exportaciones de mangos y cuatro tipos de hortalizas, debido al creciente número de interceptaciones de plagas y organismos nocivos realizadas desde mayo de 2014. En febrero de 2015 se había anulado la prohibición de los mangos, pero la de las hortalizas se había renovado hasta diciembre de 2016. La India solicitó a la Unión Europea que comunicase las constataciones de su visita oficial de evaluación y los fallos del sistema de control que justificaban que se mantuviera la prohibición.

La Unión Europea confirmó que había adoptado estas medidas en abril de 2014 para evitar la entrada de organismos nocivos, a causa del altísimo número de interceptaciones y de importantes deficiencias detectadas en auditorías anteriores de la Comisión Europea. La prohibición del mango se anuló en febrero de 2015 y se permitía su importación si las autoridades indias competentes informaban de las medidas tomadas para garantizar que la fruta estaba libre de organismos nocivos. En cuanto a las demás hortalizas (hojas de taro, coloquíntida, berenjena y calabaza serpiente), las medidas seguían en vigor y se habían prorrogado hasta diciembre de 2016 porque el número de interceptaciones seguía siendo considerablemente alto. Estas altas cifras eran motivo de gran preocupación respecto a la eficacia del sistema indio de control fitosanitario de las exportaciones, en relación no solo con la verdura y la fruta frescas, sino también con los embalajes de madera. La Unión Europea indicó que intercambiaba información de manera regular con las autoridades indias y ofrecía asistencia técnica.

En junio de 2016, la India reiteró su preocupación por la decisión de la UE de prohibir la exportación de cuatro tipos de hortalizas, y subrayó que la prohibición se había ampliado hasta diciembre de 2016. Entre marzo de 2015 y marzo de 2016, el número de interceptaciones de envíos de frutas y hortalizas a la UE se había reducido de 33 a 9. La India hizo hincapié en sus medidas de control que habían reducido el número de interceptaciones, lo que justificaba aún más que la Unión Europea se plantease levantar la prohibición a la importación de las cuatro hortalizas. La India también indicó que se había mejorado el sistema de certificación de los exportadores aplicado por su Organización Nacional de Protección Fitosanitaria, que había adoptado los procedimientos de muestreo indicados en las normas sanitarias y fitosanitarias internacionales NIMF Nº 7, NIMF Nº 23 y NIMF Nº 31. Remitiendo a estas mejoras, la India solicitó a la Unión Europea que reconsiderase la cuestión y revisase la prohibición de comercio de las cuatro hortalizas.

La Unión Europea confirmó que había implantado la medida porque se habían constatado deficiencias importantes en los sistemas de control de la India durante las auditorias llevadas a cabo con anterioridad por la Comisión Europea. La Unión Europea indicó que intercambiaba información de manera regular con las autoridades indias, y ofrecía asistencia técnica para mejorar la eficacia de los sistemas de control de la India. La Unión Europea reconoció también la reciente disminución del número de interceptaciones y aseguró a la India que se volvería a analizar la situación después del verano de 2016, tras lo cual se tomaría una decisión sobre la posible revisión de las actuales medidas de emergencia. La Unión Europea seguía dispuesta a cooperar con la India para resolver esta cuestión.