Número de PCE - 369

Medidas impuestas por la Federación de Rusia a las exportaciones de la UE de porcinos vivos y productos de porcino a causa de la peste porcina africana

Mantenida por: Federación de Rusia
Planteada por: Unión Europea
Respaldado por:
Planteada por primera vez en: marzo 2014 G/SPS/R/74 paras. 3.3-3.4
Planteada posteriormente en:
Número de veces posteriormente presentada: 0
Documentos pertinentes: G/SPS/GEN/1305 G/SPS/GEN/1313 G/SPS/GEN/1315 G/SPS/N/RUS/48 G/SPS/N/RUS/49 WT/DS475/1; WT/DS475/AB/R; WT/DS475/R; WT/DS475/R/Add.1; WT/DS475/22
Productos abarcados: 01 Animales vivos; 05 Los demás productos de origen animal, no expresados ni comprendidos en otra parte
Palabra clave (tema) principal : Sanidad animal
Palabras claves: Sanidad animal; Zonas libres de plagas o enfermedades / Regionalización; Peste porcina africana; Buenos oficios/Consultas/Solución de diferencias; Normas internacionales/armonización
Situación: No se ha notificado
Solución: Solución de diferencias DS475. Consultas solicitadas el 8 de abril de 2014 (WT/DS475/1). Grupo Especial establecido el 22 de julio de 2014.Informe del Grupo Especial (WT/DS475/R y WT/DS475/R/Add.1) e informe del Órgano de Apelación (WT/DS475/AB/R) adoptados el 21 de marzo de 2017. Cuestión sometida a arbitraje con arreglo al párrafo 6 del artículo 22 el 3 de enero de 2018. El OSD estableció un grupo especial sobre el cumplimiento (párrafo 5 del artículo 21) el 5 de diciembre de 2018 (WT/DS475/22). Decisión de establecer el Grupo Especial sin efecto el 28 de enero de 2021.
Fecha en que se comunicó su resolución:

Extractos de los resumenes de las reuniones del Comité MSF

En marzo de 2014, la Unión Europea expresó su preocupación con respecto a las medidas adoptadas por Rusia en respuesta a la detección del virus de la peste porcina africana en cuatro jabalíes de dos Estados miembros de la UE: Lituania y Polonia (G/SPS/GEN/1305 y G/SPS/GEN/1313). La UE había delimitado inmediatamente las zonas afectadas y había impuesto estrictas medidas de control. Sin embargo, Rusia había prohibido la importación de porcinos vivos, carne de porcino y otros productos procedentes de todo el territorio de la UE, no solo de las regiones afectadas. El objetivo alegado por Rusia de evitar la propagación de la enfermedad en su territorio no tenía fundamento, puesto que la peste porcina africana estaba muy extendida en Rusia. Se había detectado la enfermedad tanto en jabalíes como en cerdos domésticos, ya que las medidas adoptadas por Rusia para prevenir la propagación del virus de la peste porcina africana en su propio territorio habían sido insuficientes. Según estudios científicos, el virus detectado en Polonia y Lituania era originario de Rusia. Por tanto, la UE señaló que la medida de Rusia era desproporcionada y discriminatoria, y restringía el comercio más de lo necesario. La UE instó a Rusia a adoptar medidas conformes a sus obligaciones en la OMC y a las normas internacionales.

Rusia señaló que la peste porcina africana había causado perjuicios significativos a la economía rusa desde que se confirmó el primer brote en 2008. Como respuesta a ese brote y a la elevada mortalidad entre los animales sensibles al virus, en 2013 se estableció una comisión especial para la prevención y erradicación de la enfermedad. En ese período, Rusia había informado cabalmente a todos sus interlocutores comerciales sobre los posibles vectores de propagación y había pedido que la UE redoblara sus esfuerzos por luchar contra la enfermedad. Al parecer, la UE había subestimado la gravedad del peligro. Rusia subrayó que imponía restricciones temporales a la importación de porcinos vivos y productos de porcino no sometidos a un tratamiento térmico adecuado, pero solamente para los países que habían presentado las notificaciones pertinentes a la OIE (Polonia y Lituania), y no para los demás Estados miembros de la UE. Sin embargo, insistió en que la UE debía cumplir las prescripciones de certificación veterinaria acordadas en diciembre de 2012, según las cuales se debía certificar que no se habían registrado casos de la enfermedad en los 36 últimos meses en el territorio de un Estado miembro de la UE (excepto Cerdeña). En las condiciones actuales, no había garantías suficientes de establecimiento de una zona o un compartimento seguros, ni de control eficaz de la circulación de mercancías en el territorio de la UE. Por otra parte, el problema no podía solucionarse sin la participación de los otros miembros de la Comunidad Económica de Eurasia: Bielorrusia y Kazajstán. Véase también el documento G/SPS/GEN/1315.