Número de PCE - 349

LMR de medicamentos en los animales vivos

Mantenida por: Costa Rica
Planteada por: Panamá
Respaldado por:
Planteada por primera vez en: marzo 2013 G/SPS/R/70 paras. 3.55-3.56
Planteada posteriormente en:
Número de veces posteriormente presentada: 0
Documentos pertinentes: G/SPS/N/CRI/69 G/SPS/N/CRI/136
Productos abarcados: 01 Animales vivos; 02 Carne y despojos comestibles
Palabra clave (tema) principal : Inocuidad de los alimentos
Palabras claves: Límites máximos de residuos (LMR); Medicamentos veterinarios; Transparencia; Normas internacionales/armonización
Situación: No se ha notificado
Solución:
Fecha en que se comunicó su resolución:

Extractos de los resumenes de las reuniones del Comité MSF

En marzo de 2013, Panamá expresó su preocupación por la notificación presentada por Costa Rica en relación con la Directiva Nacional SENASA-DG-D003-2011 relativa a los LMR de medicamentos en los animales vivos (G/SPS/N/CRI/136). Aunque la Directiva se había notificado en enero de 2013, estaba en vigor desde noviembre de 2011. Panamá pidió a Costa Rica que explicase si había previsto un plazo razonable para que los Miembros pudiesen formular observaciones, cómo había tomado en cuenta esas observaciones y de qué manera había informado a sus interlocutores comerciales sobre el contenido de la Directiva. Considerando que los LMR establecidos en la nueva Directiva correspondían a los fijados por el Codex Alimentarius para el tejido hepático (un límite de 100 μg/kg) y por la FDA para el tejido muscular (un límite de 10 μg/kg), Panamá pidió también a Costa Rica que explicase cómo determinaba un valor correcto para un determinado tejido a partir del análisis de muestras que eran productos elaborados, que podían contener mezclas de distintos tipos de tejido.

Costa Rica respondió que solo se exigía la presentación de una notificación MSF cuando una nueva medida no se basaba en las normas internacionales. Puesto que la nueva Directiva de Costa Rica establecía los mismos límites máximos de residuos que el Codex Alimentarius y la FDA, no había necesidad de notificarla con antelación ni de establecer un margen de tiempo para que se presentasen observaciones antes que aplicarla. Sin embargo, Costa Rica había decidido notificar la medida en enero de 2013 por motivos de transparencia. Costa Rica también explicó que sus interlocutores comerciales conocían los LMR del país para los medicamentos veterinarios desde 2008, año en que se notificó a la OMC el Reglamento Técnico Centroamericano sobre Medicamentos Veterinarios y Productos Afines (G/SPS/N/CRI/69). El Reglamento establecía que los LMR de los medicamentos veterinarios eran los establecidos por el Codex Alimentarius y, en su defecto, los LMR de la FDA. Con respecto a los productos elaborados, Costa Rica señaló que ni el Codex Alimentarius ni ningún otro organismo internacional había fijado LMR para los subproductos de origen animal; por tanto, debían tomarse como referencia los LMR aplicables a la materia prima. En ese caso, la materia prima de los productos cárnicos elaborados era el tejido muscular. Costa Rica señaló el caso específico del antiparasitario ivermectina, un principio activo muy peligroso para la salud humana debido a su alta solubilidad en lípidos, su persistencia en el organismo del animal y su capacidad para cruzar la barrera hematoencefálica. Costa Rica había establecido un LMR para la ivermectina en el tejido muscular de 10 μg/kg a fin de proteger la salud de los consumidores. Ese LMR permitía detectar a los animales tratados con el medicamento y sacrificados demasiado pronto, sin respetar el período de carencia establecido. Para conocer la concentración de ivermectina en el tejido hepático y el tejido muscular se utilizaba un método de cromatografía líquida de alta resolución y detección por fluorescencia. Además, para garantizar el control se utilizaban muestras enriquecidas y se aplicaban las prácticas correctas de laboratorio.