Número de PCE - 336

Medidas impuestas por los Estados Unidos de América para limón fresco de la región noroccidental de la Argentina

Mantenida por: Estados Unidos de América
Planteada por: Argentina
Respaldado por:
Planteada por primera vez en: julio 2012 G/SPS/R/67 paras. 27-28
Planteada posteriormente en:
Número de veces posteriormente presentada: 0
Documentos pertinentes: WT/DS448/1; WT/DS448/1/Corr.1; WT/DS448/2
Productos abarcados:
Palabra clave (tema) principal : Sanidad vegetal
Palabras claves: Sanidad vegetal; Protección del territorio
Situación: No se ha notificado
Solución: Consultas previstas en el ESD solicitadas el 3 de septiembre de 2012. Pendiente.
Fecha en que se comunicó su resolución:

Extractos de los resumenes de las reuniones del Comité MSF

En julio de 2012, la Argentina expresó su preocupación por la demora en la reapertura del mercado estadounidense de limones frescos a las exportaciones procedentes de su región del Noroeste. Después de seis años de negociaciones, la Argentina y los Estados Unidos habían acordado las medidas de mitigación del riesgo de cancro de los cítricos y otras plagas y, en agosto de 2000, los Estados Unidos habían abierto sus mercados de cítricos a las exportaciones argentinas. La Argentina recordó que, en septiembre de 2001, los Estados Unidos habían suspendido la importación de productos cítricos del Noroeste argentino a raíz de una decisión judicial. Las negociaciones para reabrir el mercado se habían iniciado en 2005, cuando el cancro de los cítricos se había propagado a la Florida y ya no podía ser la razón para restringir las importaciones procedentes de la Argentina. El Servicio de Inspección Zoosanitaria y Fitosanitaria del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA/APHIS) había solicitado, entre otras cosas, que la fruta fuera originaria de zonas libres de clorosis variegada de los cítricos (CVC). Este requisito era desproporcionado e injustificado, porque en ningún otro mercado del mundo se consideraba que la CVC fuera una plaga que exigiera medidas de cuarentena para los limones frescos. Aunque la Argentina había aceptado realizar un estudio de la transmisibilidad de la enfermedad, ello no fue posible porque la inexistencia de la enfermedad en los limoneros no permitió aislar la bacteria. En noviembre de 2011, de acuerdo con el USDA/APHIS, la Argentina envió un informe en el que se demostraba la inexistencia de CVC en los limones. En mayo de 2012, la Argentina solicitó una respuesta de los Estados Unidos y el 4 de junio de 2012 el USDA/APHIS respondió que, pese al hecho de que el informe indicaba la inexistencia de CVC, no había información que indicara las condiciones en las que los limoneros podían infectarse con la bacteria. La Argentina afirmó que los Estados Unidos actuaban de manera incompatible con el párrafo 2 del artículo 2, los párrafos 1 y 6 del artículo 5 y el artículo 8 del Acuerdo MSF, porque no tenían en cuenta las pruebas científicas presentadas, y añadió que la demora injustificada en reabrir el mercado estaba afectando gravemente a la economía regional.

Los Estados Unidos dijeron que el USDA/APHIS había colaborado con el SENASA de la Argentina durante varios años para preparar una evaluación del riesgo de plagas y un conjunto de medidas de mitigación del riesgo que permitieran importar sin peligro limones procedentes de la región del NOA. El APHIS estaba evaluando la presencia y transmisibilidad de enfermedades como la CVC, el cancro de los cítricos y otras plagas que eran motivos de preocupación, así como posibles medidas de mitigación, antes de considerar permitir las importaciones procedentes de la región del NOA. Los Estados Unidos afirmaron que no dejaban de lado las pruebas científicas de la Argentina y señalaron que el 4 de junio de 2012 habían enviado una carta al SENASA en la que daban el resultado de la evaluación que el APHIS había hecho del informe de la Argentina sobre la transmisibilidad de la CVC en los limones y precisaban que posteriormente presentarían una evaluación del riesgo de plaga con fines de consulta. Los Estados Unidos aseguraron que seguían dispuestos a trabajar en estrecha colaboración con la Argentina.

De conformidad con las disposiciones del Entendimiento relativo a las normas y procedimientos por los que se rige la solución de diferencias (ESD), la Argentina pidió la celebración de consultas con los Estados Unidos el 30 de agosto de 2012 (WT/DS448/1). La Argentina pidió el establecimiento de un Grupo Especial el 6 de diciembre 2012 (WT/DS448/2).