Número de PCE - 335

Pruebas de residuos de plaguicidas impuestas por la UE

Mantenida por: Unión Europea
Planteada por: India
Respaldado por: Pakistán; Viet Nam
Planteada por primera vez en: julio 2012 G/SPS/R/67 paras. 24-26
Planteada posteriormente en:
Número de veces posteriormente presentada: 0
Documentos pertinentes: G/SPS/N/EU/22
Productos abarcados:
Palabra clave (tema) principal : Inocuidad de los alimentos
Palabras claves: Proc. de control, inspección y aprobación; Inocuidad de los alimentos; Salud de las personas
Situación: No se ha notificado
Solución:
Fecha en que se comunicó su resolución:

Extractos de los resumenes de las reuniones del Comité MSF

En julio de 2012, la India expresó preocupaciones por la notificación de la UE que proponía incluir en el anexo I del Reglamento (CE) Nº 396/2005 nuevas frutas, hortalizas y cereales que ya se comercializaban en el mercado de la UE (G/SPS/N/EU/22). De conformidad con el reglamento modificado, los análisis para detectar residuos se harían en el arroz con cáscara en lugar de en el arroz de grano entero. Las pruebas de LMR se realizaban habitualmente en los alimentos listos para el consumo. En el caso del arroz, que no podía consumirse crudo, las pruebas debían realizarse en el arroz de grano entero y no en el arroz con cáscara. El arroz con cáscara siempre tendría mayores niveles de residuos de plaguicidas porque los plaguicidas se le aplicaban directamente, pero el arroz con cáscara no se consumía directamente. Así se reconocía, por ejemplo, en la parte 180, título 40, del Código de Reglamentos Federales de los Estados Unidos sobre tolerancias y exenciones para los residuos de productos químicos plaguicidas en los alimentos. A los exportadores les resultaría innecesariamente más difícil cumplir las prescripciones propuestas por la UE, lo que afectaría al comercio, y la India solicitaba que la Unión Europea presentase su justificación científica de la modificación propuesta. El Pakistán y Viet Nam expresaron su interés en la cuestión.

La Unión Europea explicó que la razón de las modificaciones propuestas era responder a las exigencias de los consumidores de que se incluyeran las nuevas frutas, hortalizas y cereales que recientemente se habían empezado a comercializar en el mercado de la UE, y modificar las partes de los productos en las que debían analizarse los residuos. La Unión Europea no había modificado ninguna práctica sobre las pruebas de residuos de plaguicidas. Al contrario, se había dado mayor transparencia a las normas para todos los interlocutores comerciales publicando todos los métodos disponibles de validación de los residuos de plaguicidas y presentando, por conducto de la OMC, información sobre todas las actividades relacionadas con el reglamento. Tras examinar las observaciones recibidas y mantener otras consultas con los interesados, la Unión Europea había decidido mantener la práctica actual relativa al arroz, lo que suponía que los residuos se analizarían en el arroz de grano entero y no en el arroz con cáscara. La UE subrayó que su procedimiento legislativo era no discriminatorio y transparente y que permitía tener en cuenta favorablemente las solicitudes de terceros países, como en este caso.