Número de PCE - 331

Límites de aluminio en harina, impuestos por la UE

Mantenida por: Unión Europea
Planteada por: China
Respaldado por:
Planteada por primera vez en: marzo 2012 G/SPS/R/66 paras. 26-27
Planteada posteriormente en:
Número de veces posteriormente presentada: 0
Documentos pertinentes: G/SPS/N/EEC/341
Productos abarcados:
Palabra clave (tema) principal : Inocuidad de los alimentos
Palabras claves: Proc. de control, inspección y aprobación; Inocuidad de los alimentos; Salud de las personas; Aditivos alimentarios
Situación: No se ha notificado
Solución:
Fecha en que se comunicó su resolución:

Extractos de los resumenes de las reuniones del Comité MSF

En marzo de 2012, China expresó su preocupación por los límites impuestos por la UE al contenido de aluminio en los productos a base de harina (EC669/2009 y EC887/2010) y por el excesivo número de pruebas. La estricta prescripción de la Unión Europea había tenido efectos en las exportaciones de productos a base de harina de China. La norma vigente de la UE se basaba en una recomendación de la EFSA de 2008 que establecía un contenido máximo de aluminio de 10 mg/kg, a fin de garantizar que la ingesta semanal de aluminio fuese inferior a 1 mg/kg de peso corporal. Sin embargo, en 2011 el Comité Mixto FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios (JECFA) había fijado esa ingesta semanal de aluminio en 2 mg/kg de peso corporal. China instó a la Unión Europea a que reevaluara los límites impuestos por la UE al contenido de aluminio en los productos a base de harina teniendo presentes los nuevos datos del JECFA, ya que las restricciones innecesarias al comercio internacional basadas en motivos de inocuidad debían evitarse.

La Unión Europea insistió en los riesgos sanitarios del aluminio, cuya utilización como aditivo alimentario se había prohibido sobre la base del dictamen de la EFSA de 2008. Se había establecido un nivel bajo de tolerancia para el aluminio existente en estado natural en la harina. La detección en los productos alimenticios de un nivel de aluminio superior a 10 mg/kg era un indicio claro de que se había utilizado un aditivo alimentario que contenía aluminio. En 2011 se habían presentado en el sistema de alerta rápida para alimentos y piensos (RASSF) de la UE 35 notificaciones sobre niveles altos de aluminio en los fideos procedentes de China, con contenidos que llegaban hasta 50 mg/kg. Desde octubre de 2010, los fideos secos procedentes de China habían estado sujetos a una mayor frecuencia de controles, fijada en el 10 por ciento, que se mantendría hasta que hubiese indicios claros de que los fabricantes de fideos chinos no usaban ya aditivos con contenido de aluminio.