Número de PCE - 326

Restricciones al comercio de uvas de mesa, manzanas y peras

Mantenida por: Tailandia
Planteada por: Sudáfrica
Respaldado por: Senegal
Planteada por primera vez en: octubre 2011 G/SPS/R/64 paras. 42-43
Planteada posteriormente en: octubre 2012 (G/SPS/R/69 paras. 42-44)
Número de veces posteriormente presentada: 1
Documentos pertinentes: Planteada oralmente; RD/SPS/28/Rev.1
Productos abarcados:
Palabra clave (tema) principal : Sanidad vegetal
Palabras claves: Sanidad vegetal; Evaluación del riesgo; Protección del territorio; Plagas
Situación: Parcialmente resuelta
Solución: En noviembre de 2017, Sudáfrica presentó informaciones sobre la resolución parcial de esta preocupación comercial específica.
Fecha en que se comunicó su resolución:

Extractos de los resumenes de las reuniones del Comité MSF

En octubre de 2011, Sudáfrica indicó que la nueva Ley de Cuarentena de Productos Vegetales Nº 3 de Tailandia había impedido la exportación de frutas frescas, en particular uvas de mesa, manzanas y peras, a ese país. Señaló que la Ley prohibía la importación de determinados productos frescos hasta que no se realizara un análisis del riesgo de plagas. Una disposición provisional permitía la entrada de los productos que ya se importaban en Tailandia antes de la prohibición, en espera de que se completara el análisis del riesgo de plagas. Sudáfrica había solicitado acogerse a esa disposición, que permitía autorizar las importaciones caso por caso, y había propuesto determinadas prescripciones mínimas hasta que se realizara dicho análisis. Instó a Tailandia a que aplicara la disposición provisional a sus exportaciones y a que finalizara el análisis del riesgo de plagas para restablecer el comercio de los productos afectados.

Tailandia confirmó que la importación de determinados vegetales y frutas frescos estaba prohibida hasta que el organismo nacional de protección fitosanitaria realizara un análisis del riesgo de plagas. Se había concedido a Sudáfrica una exención provisional para la exportación de maíz, pero este país no había presentado solicitudes de exención de ningún otro producto fresco antes de la fecha límite establecida. Tailandia propuso que los organismos nacionales de protección fitosanitaria de ambos países establecieran conversaciones de forma directa para encontrar una solución mutuamente satisfactoria a ese asunto.

En octubre de 2012, Sudáfrica recordó que la nueva Ley de Fitocuarentena de Tailandia había impedido la exportación a ese país de frutas frescas, en particular uvas de mesa, manzanas y peras. Señaló que la Ley prohibía la importación de determinados productos frescos hasta que no se realizara un análisis del riesgo de plagas (ARP) y que una disposición provisional permitía la entrada de los productos que ya se importaban en Tailandia antes de la prohibición, en espera de que se completara ese análisis. Debido a que su solicitud de reconocimiento como país exportador en el pasado no se había presentado dentro del primer plazo, Sudáfrica había solicitado acogerse a esa disposición para que se autorizasen las importaciones caso por caso, y había propuesto determinadas prescripciones mínimas hasta que se realizara dicho análisis. Sin embargo, las frutas frescas provenientes de Sudáfrica, que ya se exportaban en el pasado a Tailandia, se habían excluido del mercado de ese país. Aunque Sudáfrica había proporcionado la información necesaria para llevar a cabo los ARP exigidos, las autoridades tailandesas no habían indicado una fecha probable de conclusión. Se observó que durante los cuatro años y medio anteriores se habían celebrado consultas de carácter técnico y diplomático con el fin de restablecer el comercio en virtud de la disposición provisional relativa a los países que habían exportado a Tailandia en el pasado. Sudáfrica manifestó que, si bien se felicitaba del acuerdo reciente que permite el acceso a Tailandia para sus exportaciones de cítricos frescos, le seguía preocupando la prohibición impuesta a las manzanas, las peras y las uvas de mesa, así como a las frutas de hueso. Afirmó que la prohibición había afectado a las exportaciones de frutas en Tailandia, que siempre habían sido satisfactorias y seguras, que había privado a los productores y exportadores sudafricanos del acceso a un mercado en crecimiento y limitado la oferta para los consumidores tailandeses. Sudáfrica instó a Tailandia a levantar la prohibición para reanudar el comercio que se había mantenido en el pasado y a que realizase con urgencia los ARP exigidos.

El Senegal pidió información sobre el motivo de la prohibición fitosanitaria impuesta a las manzanas y las uvas de mesa.

Tailandia confirmó que la importación de determinados vegetales y frutas frescos estaba prohibida en virtud de la Ley de Cuarentena Vegetal nacional hasta que el organismo nacional de protección fitosanitaria (ONPF) realizara un análisis del riesgo de plagas (ARP). Dijo que se habían notificado a la OMC todas las medidas pertinentes. En respuesta a la solicitud de Sudáfrica de exportar uvas de mesa y otras frutas, el ONPF de Tailandia estaba efectuando un ARP y en ese análisis hay que seguir distintos procesos para varias plagas, que pueden necesitar una reflexión técnica prolongada. Observó asimismo que las exportaciones tailandesas de productos frescos a Sudáfrica, como el mangostán y el longán, estaban sujetas a un proceso de ARP similar. Tailandia indicó que había aprobado el ARP para los cítricos provenientes de Sudáfrica, por lo que se había permitido la importación de esas frutas, y propuso que los ONPF de ambos países establecieran conversaciones directamente para encontrar una solución mutuamente satisfactoria.

En noviembre de 2017, la Secretaría comunicó que en septiembre de 2017 había contactado con los Miembros que habían planteado preocupaciones comerciales específicas que no se habían debatido el año anterior, para saber qué se había hecho al respecto. A seguido de esta solicitud, Sudáfrica presentó informaciones sobre la resolución parcial de esta preocupación comercial específica. La Secretaría indicó que la información recibida se había distribuido en el documento RD/SPS/28, de 31 de octubre de 2017 (RD/SPS/28/Rev.1, de 19 de febrero de 2018), y que el Sistema de Gestión de la Información MSF (SPS IMS) se actualizaría sobre esta base, utilizando la fecha de la reunión del Comité MSF de noviembre de 2017 como fecha de resolución de la correspondiente preocupación comercial específica.