Número de PCE - 296

Prácticas de notificación de MSF

Mantenida por: China
Planteada por: Unión Europea
Respaldado por:
Planteada por primera vez en: junio 2010 G/SPS/R/59 paras. 15-16
Planteada posteriormente en:
Número de veces posteriormente presentada: 0
Documentos pertinentes: Planteada oralmente
Productos abarcados: 04 Leche y productos lácteos; huevos de ave; miel natural; productos comestibles de origen animal, no expresados ni comprendidos en otra parte; 21 Preparaciones alimenticias diversas; 30 Productos farmacéuticos
Palabra clave (tema) principal : Otras preocupaciones
Palabras claves: Inocuidad de los alimentos; Salud de las personas; Otras preocupaciones; Transparencia
Situación: No se ha notificado
Solución:
Fecha en que se comunicó su resolución:

Extractos de los resumenes de las reuniones del Comité MSF

En junio de 2010, la Unión Europea expresó su preocupación acerca de las prácticas de notificación de MSF de China. El 1º de junio de 2009 entró en vigor la nueva Ley de Inocuidad Alimentaria de China, que establece muchas medidas nuevas de inocuidad alimentaria a nivel nacional y constituye un nuevo marco legislativo en materia de inocuidad alimentaria con el objetivo de garantizar altos niveles de protección de la salud. Aunque la Unión Europea celebraba los objetivos de esa legislación, consideraba con preocupación que la rapidez de implantación de tales medidas podía suponer que los interlocutores comerciales de China no fueran informados de la nueva legislación antes de su adopción o no dispusiesen de suficiente tiempo para presentar observaciones antes de su entrada en vigor. La nueva Ley sobre inocuidad alimentaria no se había notificado a los interlocutores comerciales hasta después de haberse adoptado, a pesar de que la legislación contenía, por ejemplo, nuevas medidas aplicables a los productos lácticos, los aditivos, los contaminantes, los medicamentos veterinarios y otros productos, como la miel. China había presentado en escasos días más de 100 notificaciones sobre aditivos alimentarios, concediendo solamente 15 días para presentar observaciones. En ninguna de las notificaciones se hacía referencia al texto original. China no había aceptado las solicitudes de ampliar el período de presentación de observaciones, ni siquiera hasta el plazo habitualmente recomendado de 60 días, aun sabiendo el tiempo necesario para examinar un número tan elevado de normas técnicas. La Unión Europea pidió que China aclarase el procedimiento adoptado y explicase cómo presentaría notificaciones MSF con plazos razonables para que sus interlocutores comerciales pudiesen presentar observaciones y para que pudiesen ser consideradas atentamente.

China explicó que la notificación de un gran número de normas nacionales en poco tiempo era consecuencia de la adopción de la nueva Ley de inocuidad alimentaria. En la redacción de las nuevas medidas se habían tenido plenamente en cuenta las normas internacionales y las normas del Codex y, por ello, China creía que sus repercusiones en el comercio serían mínimas. Añadió que China recibiría con agrado las observaciones de los Miembros y que las tomaría en consideración incluso después de haberse agotado el plazo para su presentación, antes de la publicación de las normas y para sus modificaciones futuras. China estaba empezando a incluir hiperenlaces en sus notificaciones, como se había recomendado, pero su Servicio de información podía proporcionar los textos completos siempre que se le solicitasen. China informaría a sus organismos de normalización acerca de las observaciones de la UE para mejorar el proceso en el futuro.