Número de PCE - 285

Restricciones a la importación de carne fresca porcina y vacuna

Mantenida por: Estados Unidos de América
Planteada por: Brasil
Respaldado por:
Planteada por primera vez en: octubre 2009 G/SPS/R/56 paras 11-13
Planteada posteriormente en:
Número de veces posteriormente presentada: 0
Documentos pertinentes: Planteada oralmente; RD/SPS/28/Rev.1
Productos abarcados: 02 Carne y despojos comestibles; 0201 Carne de animales de la especie bovina, fresca o refrigerada.; 0203 Carne de animales de la especie porcina, fresca, refrigerada o congelada.
Palabra clave (tema) principal : Sanidad animal
Palabras claves: Sanidad animal; Evaluación del riesgo
Situación: Resuelta
Solución: En noviembre de 2017, el Brasl informó de la resolución de esta preocupación comercial específica.
Fecha en que se comunicó su resolución: 02/11/2017

Extractos de los resumenes de las reuniones del Comité MSF

En octubre de 2009, el Brasil expresó preocupaciones acerca de las restricciones de los Estados Unidos a la importación de carne fresca porcina y vacuna, y productos de vacuno provenientes de su país. En 1999 el Brasil solicitó que las autoridades estadounidenses evaluaran los riesgos de los productos derivados de la carne de vacuno y se ha intercambiado información durante un decenio, pero la evaluación no se ha finalizado aún. El orador dijo que en enero de 2009 los Estados Unidos notificaron al Brasil que estaban examinando actualmente la cuestión de la carne del Brasil, pero aún no se conocen los resultados de la evaluación de riesgos.

En cuanto a la carne de cerdo, señaló que en 2006 el Brasil había sido informado de que su sistema nacional de inspección cumplía con los requisitos para intervenir en el proceso de evaluación de riesgos, ya que es bien sabido que aplica normas de seguridad y bioseguridad. En 2007 el Brasil solicitó el acceso para el estado de Santa Catarina, ya que éste es un territorio libre de fiebre aftosa sin vacunación, como lo reconoció la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) en 2007. La información técnica se envió a las autoridades de los Estados Unidos en 2007 y, a principios de 2009 se dio a conocer al Brasil la conclusión del proceso técnico del análisis de riesgos y el país aprobó el plan de trabajo para la carne de cerdo. Desde entonces, el Brasil ha estado a la espera de que se publique la norma propuesta. Ahora bien, de conformidad con la legislación de los Estados Unidos, una vez publicada la norma, el acceso real al mercado puede tardar de 18 meses a dos años más. El orador dijo que estas demoras administrativas injustificables habían motivado al Brasil a plantear una preocupación comercial específica sobre este asunto en abril de 2008, dada la importancia de un calendario previsible y estable para concluir el análisis de riesgos.

Los Estados Unidos indicó que se habían terminado las evaluaciones de riesgos y que el USDA estaba redactando actualmente la propuesta de norma para reconocer que Santa Catarina cumplía con los requisitos para exportar carne de cerdo a los Estados Unidos. En cuanto a la carne de vacuno, los Estados Unidos estaban finalizando el examen de las medidas de reducción del riesgo de fiebre aftosa. Dijo que los Estados Unidos reconocían la importancia de la solicitud en cuestión y que seguirían colaborando estrechamente con el Brasil para finalizar los procesos de reglamentación de las carnes frescas de cerdo y vacuno con la mayor rapidez posible.

En noviembre de 2017, la Secretaría comunicó que en septiembre de 2017 había contactado con los Miembros que habían planteado preocupaciones comerciales específicas que no se habían debatido el año anterior, para saber qué se había hecho al respecto. A seguido de esta solicitud, el Brasil presentó informaciones sobre la resolución parcial de esta preocupación comercial específica. La Secretaría indicó que la información recibida se había distribuido en el documento RD/SPS/28, de 31 de octubre de 2017 (RD/SPS/28/Rev.1, de 19 de febrero de 2018), y que el Sistema de Gestión de la Información MSF (SPS IMS) se actualizaría sobre esta base, utilizando la fecha de la reunión del Comité MSF de noviembre de 2017 como fecha de resolución de la correspondiente preocupación comercial específica.