Número de PCE - 231

Restricciones aplicadas a la canela

Mantenida por: Unión Europea
Planteada por: Sri Lanka
Respaldado por: China
Planteada por primera vez en: octubre 2005 G/SPS/R/39 paras. 52-58
Planteada posteriormente en:
Número de veces posteriormente presentada: 0
Documentos pertinentes: G/SPS/GEN/597
Productos abarcados: 0906 Canela y flores de canelero.
Palabra clave (tema) principal : Inocuidad de los alimentos
Palabras claves: Inocuidad de los alimentos; Salud de las personas; Normas internacionales/armonización; Límites máximos de residuos (LMR)
Situación: Resuelta
Solución: En octubre de 2006, Sri Lanka informó al Comité que, en julio de 2006, se estableció una norma internacional sobre la canela que también había sido aprobada por la Civil Society Coalition (CSC) en Ginebra (G/SPS/R/43, para. 38).
Fecha en que se comunicó su resolución: 01/10/2006

Extractos de los resumenes de las reuniones del Comité MSF

En octubre de 2005 y febrero de 2006, Sri Lanka informó de que su país había tenido problemas con las exportaciones de canela de Ceilán (Cinnamomum zeylanicum) destinadas a las Comunidades Europeas, en particular a Alemania, en noviembre de 2004 y agosto de 2005, porque la canela contenía dióxido de azufre (SO2) (G/SPS/GEN/597). La Directiva Nº 95/2/CE y sus modificaciones posteriores sobre la importación de los productos alimenticios enumerados permitían condicionalmente la presencia de conservantes y aditivos, con inclusión de dióxidos de azufre (SO2) y sulfitos, así como niveles máximos de tolerancia, en una serie de productos, pero no en la canela, en la que el SO2 funcionaba como conservante y como agente antipardeamiento.

Según la evaluación química realizada en 1998 por el Comité Mixto FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios (JECFA), el SO2 utilizado como aditivo alimentario en cantidades aceptables no tenía ningún efecto perjudicial en la salud humana. También en las normas del Codex (desde 1999) y las normas de las CE se permitía la presencia de cierta cantidad de SO2 como aditivo alimentario. La fumigación con SO2 se había utilizado en el sector de la canela de Sri Lanka durante muchas generaciones como método aceptable para mejorar el color e impedir la presencia de hongos e insectos y, al no aplicarse directamente el azufre a la canela, no se esperaba que el producto final contuviera residuos de SO2.

Las actuales restricciones aplicadas por las CE reducirían enormemente las exportaciones de Sri Lanka a ese mercado y también podían repercutir en sus exportaciones a otros mercados. Actualmente Sri Lanka era el principal exportador mundial de canela de Ceilán, que se había convertido en el tercer producto agropecuario de exportación más importante, tras el té y los cocos. Más de 210.000 personas pobres del sector rural que se dedicaban al cultivo y la elaboración de canela se verían directamente afectadas si no se adoptaban medidas correctivas en un futuro inmediato.

Sri Lanka cuestionó la compatibilidad de la medida de las CE con lo dispuesto en el párrafo 3 del artículo 3 del Acuerdo MSF. Aunque actualmente no había ninguna norma internacional que regulara específicamente la utilización de SO2 en la canela como conservante alimentario o agente antipardeamiento, las normas generales del Codex sobre aditivos alimentarios indicaban que la falta de referencia a un aditivo particular o a la utilización de un aditivo en un alimento específico no significaba que el aditivo no fuera inocuo o fuera inapropiado para su uso en alimentos. El hecho de que no hubiera ninguna norma internacional que regulara el uso de SO2 en la canela no justificaba la prohibición impuesta por las CE a las importaciones de canela procedentes de Sri Lanka hasta que se elaborara una norma internacional. Sri Lanka preguntó si el Comité Científico de Alimentación Humana de las CE había realizado una evaluación del riesgo que representaba la canela de Sri Lanka para la salud humana; qué factores económicos pertinentes, en el sentido del párrafo 3 del artículo 5, habían inducido a las Comunidades Europeas a decidir que el nivel adecuado de protección requerido en esa situación era una prohibición de facto de las importaciones; y si, al determinar el nivel adecuado de protección sanitaria y fitosanitaria, las Comunidades Europeas habían tenido en cuenta el objetivo de reducir al mínimo los efectos negativos sobre el comercio, como se estipulaba en el párrafo 4 del artículo 5 del Acuerdo MSF. Como el SO2 se toleraba como aditivo alimentario en otros productos alimenticios, Sri Lanka sugirió que había margen para que las Comunidades Europeas concedieran plazos más largos para que Sri Lanka cumpliera las medidas sanitarias y fitosanitarias impuestas por las CE a la canela, como se disponía en el párrafo 2 del artículo 10 del Acuerdo MSF. El orador pidió a las Comunidades Europeas que eliminaran su actual prohibición de facto mientras su país trataba de que se elaborara una norma del Codex sobre LMR con respecto a la canela. También pidió al Comité MSF que considerara la posibilidad de otorgar a Sri Lanka una excepción de duración limitada, según lo dispuesto en el párrafo 3 del artículo 10 del Acuerdo MSF, para exportar canela a las Comunidades Europeas con un contenido de SO2 de 150 ppm hasta que se definiera a nivel internacional el límite máximo de residuos de SO2 en ese producto.

China pidió a las Comunidades Europeas que presentaran un informe sobre el análisis del riesgo y la evaluación de la inocuidad, y expresó la esperanza de que la cuestión pudiera resolverse mediante consultas bilaterales.

Las Comunidades Europeas reconocieron que la canela era un importante cultivo comercial para un gran número de agricultores de subsistencia en Sri Lanka. No se había adoptado ninguna medida nueva, pero la legislación de las CE sobre aditivos alimentarios y contaminantes no contenía ninguna disposición sobre la presencia de dióxido de azufre en la canela y la modificación de esa legislación para que pudiera haber SO2 en la canela podía entrañar un largo proceso. La Comisión Europea había considerado la posibilidad de prestar asistencia técnica a Sri Lanka para ayudar a ese país a preparar el correspondiente expediente. Había señalado a la atención de los Estados miembros de las CE la necesidad de aprobar la presencia de SO2 como aditivo en la canela y les había animado a adaptar sus políticas de importación en espera de que se modificara la legislación de las CE.

El Codex confirmó que la utilización de SO2 como aditivo se estaba debatiendo en la etapa 3 en el marco del Comité del Codex sobre Aditivos Alimentarios y Contaminantes (CCFAC). Estaban siendo objeto de examen muchos aditivos. El ritmo a que avanzarían las deliberaciones dependería de las contribuciones y opiniones de los participantes en el CCFAC. El dióxido de azufre había sido evaluado por el JECFA en 1998 y actualmente se permitía en unos cuantos productos básicos. El CCFAC se reuniría la última semana de abril de 2006, lo que proporcionaría una ocasión para que los Miembros recalcaran la importancia y la urgencia de elaborar un LMR respecto del SO2 en la canela.

En octubre de 2006, Sri Lanka indicó que, tras conversaciones bilaterales, las preocupaciones relativas a la cuestión de las restricciones aplicadas por las CE a la importación de canela se habían resuelto de manera mutuamente satisfactoria. Informó al Comité que, en julio de 2006, se estableció una norma internacional sobre la canela que también había sido aprobada por la Civil Society Coalition (CSC) en Ginebra. El orador indicó que estas cuestiones se habían resuelto gracias a la cooperación de las Comunidades Europeas (Nº 230 - G/SPS/GEN/204/Rev.6/ Add.1).