Número de PCE - 102

Restricciones a las importaciones de plantas en tiesto

Mantenida por: Estados Unidos de América
Planteada por: Unión Europea
Respaldado por: China
Planteada por primera vez en: julio 2001 G/SPS/R/22 paras. 30-31
Planteada posteriormente en: marzo 2005 (G/SPS/R/36/Rev.1 (EN), paras 58-60; G/SPS/R/36 (FR, ES), paras 58-60)
junio 2005 (G/SPS/R/37/Rev.1 (EN), paras 70-71; G/SPS/R/37 (FR, ES), paras 70-71)
octubre 2005 (G/SPS/R/39 paras 69-70)
junio 2006 (G/SPS/R/42 para. 40)
febrero 2007 (G/SPS/R/44 para. 62)
octubre 2011 (G/SPS/R/64 paras 77-78)
Número de veces posteriormente presentada: 6
Documentos pertinentes: G/SPS/N/USA/1043 G/SPS/N/USA/1059 RD/SPS/114
Productos abarcados: 06 Plantas vivas y productos de la floricultura
Palabra clave (tema) principal : Sanidad vegetal
Palabras claves: Sanidad vegetal; Evaluación del riesgo
Situación: Parcialmente resuelta
Solución: Resuelta en junio de 2006, tras la promulgación de la norma estadounidense definitiva sobre vegetales en medios de cultivo. Sin embargo, en febrero de 2007, las CE indicaron que la preocupación seguía sin resolver debido a las dificultades que un Estado miembro de las CE seguía encontrando. La Unión Europea informó de la resolución parcial de esta preocupación comercial específica (RD/SPS/114, 29 de octubre de 2020).
Fecha en que se comunicó su resolución:

Extractos de los resumenes de las reuniones del Comité MSF

En julio de 2001, el representante de las Comunidades Europeas indicó que se habían obstaculizado las exportaciones de plantas en medios de cultivo durante más de 20 años porque los Estados Unidos realizaban una evaluación del riesgo de plagas para cada tipo de planta antes de permitir su importación y cada evaluación tardaba varios años en concluirse. Además, las prescripciones para las especies que se habían aceptado eran muy rigurosas y no guardaban proporción con el riesgo potencial. Las Comunidades Europeas pidieron a los Estados Unidos que realizasen una evaluación horizontal y asignasen los recursos necesarios para llevar a cabo cada evaluación del riesgo de plagas con rapidez. Esa cuestión se había planteado repetidamente durante años, pero no se habían realizado progresos significativos. La falta de actuación por parte de los Estados Unidos no era aceptable y las Comunidades Europeas pedían a este país que ajustase sus prescripciones y sus procedimientos administrativos en materia de importación para permitir el acceso al mercado de las plantas en tiesto.

El representante de los Estados Unidos respondió que las prescripciones normativas de su país reflejaban la necesidad de evitar la introducción de plagas y enfermedades que podrían socavar gravemente los ecosistemas nativos, así como las plantas cultivadas. El riesgo potencial asociado con las importaciones de plantas en medios de cultivo se había de evaluar teniendo en cuenta las medidas de atenuación disponibles. Las raíces de las plantas en tiesto, incluso en un medio aprobado, no podían examinarse para detectar signos de enfermedad. Eran necesarias otras medidas de atenuación, como los requisitos para el cultivo en invernadero. Los Estados Unidos estaban preparando una propuesta técnica para presentarla al examen de la Comisión y los Estados miembros de la CE y habían propuesto la formación de un grupo de trabajo técnico Europa-Estados Unidos para abordar cuestiones relativas a la importación de plantas en medios de cultivo, en particular la comparación de los métodos de evaluación del riesgo y de gestión del riesgo. El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) estaba dispuesto a examinar cualquier propuesta de certificación de sistemas presentada por la Comisión o sus Estados miembros en el entendimiento de que cualquier modificación de la reglamentación vigente en los Estados Unidos tendría que estar científicamente justificada y, con fines de trasparencia, sujeta al proceso de normalización de su país.

En marzo de 2005, el representante de las Comunidades Europeas reiteró su preocupación ante el hecho de que este sector había intentado obtener mejores condiciones de acceso al mercado estadounidense durante más de 20 años. Se habían entablado numerosos contactos bilaterales entre los Estados miembros de las CE y las autoridades sanitarias de los Estados Unidos. La visita más reciente, celebrada en mayo de 2003, había dado lugar a una evaluación por los Estados Unidos en la que se establecía que los Estados miembros de las CE tenían normas sanitarias y fitosanitarias muy estrictas y podían cumplir los requisitos estadounidenses. Sin embargo, el caso de una solicitud de aprobación formulada por Dinamarca para exportar vegetales del género Schlumbergera a los Estados Unidos era un ejemplo de las reiteradas dificultades con que seguían tropezando. La solicitud inicial de aprobación se había presentado 10 años antes, y la evaluación del riesgo de plagas realizada por los Estados Unidos no había publicado hasta junio de 2004. El representante de las Comunidades Europeas instó a los Estados Unidos a que examinaran sus procedimientos administrativos internos en la esfera fitosanitaria a fin de garantizar que no creasen restricciones injustificadas del comercio.

El representante de China compartía la preocupación de las Comunidades Europeas. En 1980, China había iniciado sus exportaciones de plantas en maceta a los Estados Unidos, y había tenido problemas similares a los de las Comunidades Europeas. Por ejemplo, en 1996 China había firmado un plan de trabajo para exportar plantas en medios de cultivo a los Estados Unidos. Hasta la fecha, China no había podido exportar a ese país, y esperaba que esta cuestión pudiera resolverse sin demoras indebidas.

El representante de los Estados Unidos reconoció la importancia de esta cuestión para las Comunidades Europeas. Los Estados Unidos habían adoptado una serie de medidas para garantizar que estas preocupaciones se abordaran lo más rápidamente posible. Estaban considerando la posibilidad de modificar sus reglamentos de importación con respecto al material de vivero, incluidas las plantas en medios de cultivo, así como la manera de hacerlo. En diciembre de 2004 se había publicado un aviso anticipado de propuesta de reglamentación, y el representante de los Estados Unidos alentó a todos los Miembros a que formularan sus observaciones sobre dicha propuesta. Ésta tenía por finalidad racionalizar los procedimientos específicos que habían puesto en entredicho las Comunidades Europeas y China. Los Estados Unidos confiaban en publicar próximamente una propuesta de norma relativa a las plantas del género Schlumbergera procedentes de las Comunidades Europeas.

En junio de 2005, la representante de las Comunidades Europeas recordó que el 27 de abril de 2005 las autoridades de los Estados Unidos habían notificado, mediante el documento G/SPS/N/USA/1059, un proyecto de norma en el que se proponía la inclusión de dos especies procedentes de los Países Bajos y Dinamarca a la lista positiva condicional de plantas en un medio de cultivo aprobado que podían ser importadas en los Estados Unidos. Las Comunidades Europeas acogían con satisfacción los progresos realizados a este respecto y solicitaban que las nuevas solicitudes relativas a especies similares procedentes de sistemas de producción similares o de países libres de plagas fueran consideradas como una ampliación de ese proyecto de norma. Esa solicitud era legítima, guardaba proporción con el riesgo y facilitaba el comercio por su propia naturaleza. Las Comunidades Europeas invitaban a los Estados Unidos a publicar lo antes posible la norma definitiva.

El representante de los Estados Unidos indicó que el plazo para la presentación de observaciones sobre este proyecto de norma había concluido el 27 de junio de 2005. Pidió una copia escrita de la declaración de las CE para seguir estudiando su solicitud. Sin embargo, el estudio de adiciones o revisiones de un proyecto de norma ya notificado y publicado podía retrasar la medida definitiva.

En octubre de 2005 y febrero de 2006, el representante de las Comunidades Europeas recordó que hacía 25 años que esta cuestión era objeto de conversaciones bilaterales. Se trataba concretamente de la solicitud de Dinamarca y los Países Bajos de que se aprobaran especies vegetales particulares (Schlumbergera spp y Rhipsalidosis spp, respectivamente). En abril de 2005 los Estados Unidos habían notificado un proyecto de norma sobre la "Importación de cactus de navidad y cactus de pascua en medio de cultivo, procedentes de los Países Bajos y Dinamarca" (G/SPS/N/USA/1059) con un plazo para la formulación de observaciones que finalizaba en junio de 2005. Aunque se había procurado publicar rápidamente ese reglamento, hasta la fecha no se había publicado una norma definitiva. Se invitó a las autoridades estadounidenses a hacerlo lo antes posible y a considerar las nuevas solicitudes relativas a especies con sistemas de producción similares o procedentes de países libres de plagas como una ampliación del proyecto de norma existente.

El representante de los Estados Unidos indicó que desde junio de 2005 su país había realizado un examen minucioso de todas las observaciones recibidas y había empezado a redactar un reglamento final. Para evitar retrasos en la publicación de la norma definitiva, actualmente no se contemplaba la posibilidad de revisar el proyecto de norma, no obstante lo cual no se podía dar una fecha concreta de publicación. Además, los Estados Unidos estaban considerando la posibilidad de introducir modificaciones en la totalidad de su marco normativo en materia de medidas de importación que afectaban a plantas en medios de cultivo, como se había notificado en el documento G/SPS/N/USA/1043 en marzo de 2005. Se estaban examinando las observaciones formuladas sobre esa notificación. Los Estados Unidos se asegurarían de que cualquier modificación que pudiera introducirse en los reglamentos vigentes cumpliera las prescripciones en materia de protección fitosanitaria y las prescripciones del Acuerdo MSF.

En junio de 2006, el representante de las Comunidades Europeas indicó que la promulgación de la norma estadounidense definitiva sobre vegetales en medios de cultivo, incluidos los del género Schlumbergera, resolvería esta cuestión (Nº 102 - G/SPS/GEN/204/Rev.6).

En febrero de 2007, el representante de las Comunidades Europeas recordó que habían comunicado anteriormente que sus preocupaciones relativas a las medidas de los Estados Unidos sobre las plantas y los medios de cultivo se habían resuelto, puesto que los Estados Unidos habían indicado que publicarían una norma definitiva en la que se atendían esas preocupaciones. Por desgracia, un Estado miembro de las CE seguía encontrando dificultades en sus exportaciones a los Estados Unidos. Por consiguiente, las Comunidades Europeas consideraban que por el momento esa cuestión seguía sin resolver.

En octubre de 2011, la Unión Europea dijo que había planteado esa cuestión por primera vez en julio de 2001 centrándose en las restricciones a las importaciones de plantas en tiesto. Desde 2008 se organizaban contactos bilaterales específicos a nivel técnico, pero el asunto aún no se había resuelto. Se señaló que los procedimientos empleados por los Estados Unidos para establecer prescripciones de importación para los vegetales, las frutas y las hortalizas se desarrollaban en tres etapas y que cada una necesitaba cierto tiempo. La Unión Europea hacía todo lo posible para presentar solicitudes bien preparadas y conformes a todas las prescripciones exigidas, por lo que esperaba que los Estados Unidos las tramitaran con rapidez.

Los Estados Unidos respondieron que el Servicio de Inspección Zoosanitaria y Fitosanitaria (APHIS) del Departamento de Agricultura había respondido detalladamente a las diversas solicitudes de acceso a su mercado presentadas por los Estados miembros de la UE, y que se habían conseguido progresos en varias de esas cuestiones. En noviembre de 2010 se permitió el acceso al mercado estadounidense de la rúcula proveniente del Reino Unido, una cuestión que la Unión Europea había considerado prioritaria. Se indicó que el APHIS publicaría próximamente una norma definitiva sobre la cuestión de las bromelias, una prioridad de la UE en lo referente a las plantas en medios de cultivo. Además, el APHIS estaba elaborando un protocolo conjunto para la exportación de manzanas y peras provenientes de varios Estados miembros de la UE y estaba tramitando muchas más solicitudes de acceso a su mercado identificadas como prioritarias por la UE. Asimismo, el APHIS había avanzado considerablemente en la tramitación de otras solicitudes, incluidas las relativas a los albaricoques y los aguacates provenientes de España. La práctica estadounidense de solicitar información adicional o aclaraciones sobre puntos específicos ayudaba a menudo a evitar retrasos y reducía las denegaciones de importación.

En noviembre de 2020, la Secretaría comunicó que en septiembre de 2020 había contactado con los Miembros que habían planteado preocupaciones comerciales específicas que no se habían debatido el año anterior, para saber qué se había hecho al respecto. A seguido de esta solicitud, la Unión Europea presentó informaciones sobre la resolución parcial de esta preocupación comercial específica. La Secretaría indicó que la información recibida se había distribuido en el documento RD/SPS/114, de 29 de octubre de 2020, y que el Sistema de Gestión de la Información MSF (SPS IMS) se actualizaría sobre esta base, utilizando la fecha de la reunión del Comité MSF de noviembre de 2020 como fecha de resolución de la correspondiente preocupación comercial específica.