Número de PCE - 2

Medidas y prácticas de despacho de aduana

Mantenida por: Corea, República de
Planteada por: Estados Unidos de América
Respaldado por: Canadá; Sin Especificar
Planteada por primera vez en: junio 1995 G/SPS/R/2 paras. 39-40
Planteada posteriormente en: mayo 1996 (G/SPS/R/5 paras. 4-5)
octubre 1996 (G/SPS/R/6 para. 54)
marzo 1997 (G/SPS/R/7 para. 54)
julio 1997 (G/SPS/R/8 para. 77)
octubre 1997 (G/SPS/R/9/Rev.1 paras. 42-43)
julio 2001 (G/SPS/R/22 para. 127)
Número de veces posteriormente presentada: 6
Documentos pertinentes: G/SPS/W/64 G/SPS/W/66 G/SPS/GN/6 G/SPS/GEN/265 G/SPS/GEN/204/Rev.1
Productos abarcados:
Palabra clave (tema) principal : Otras preocupaciones
Palabras claves: Proc. de control, inspección y aprobación; Buenos oficios/Consultas/Solución de diferencias; Otras preocupaciones
Situación: Resuelta
Solución: Iniciadas consultas en el marco de la Solución de Diferencias (WT/DS3, WT/DS41); se halló una solución mutuamente satisfactoria.
Fecha en que se comunicó su resolución: 01/07/2001

Extractos de los resumenes de las reuniones del Comité MSF

En junio de 1995, el representante de los Estados Unidos informó al Comité de que su país había celebrado consultas con el Gobierno de la República de Corea, en virtud de la disposición del artículo 4 del Entendimiento sobre solución de diferencias, con respecto a dos cuestiones relacionadas con el Acuerdo: la primera sobre los métodos relativos a las pruebas y la inspección y la segunda sobre el tiempo de conservación de los productos prescrito oficialmente (documentos WT/DS3/1 de 26 de abril de 1995 y WT/DS5/1 de 3 de mayo de 1995, respectivamente). El delegado señaló también que el Canadá se había asociado a las consultas relacionadas con las medidas relativas al tiempo de conservación.

El representante de Corea informó al Comité de que, aunque las consultas habían sido fructíferas y útiles, seguía existiendo un elevado grado de ambigüedad y falta de orientación clara en la aplicación real del Acuerdo. Señaló que en el caso de la mayoría de las cuestiones examinadas durante las consultas las partes no habían podido identificar las normas internacionales pertinentes. Además, parecía existir una serie de prácticas diversas mantenidas por diferentes países. Corea subrayó que correspondía al Comité aclarar aspectos tales como la aplicación del Acuerdo teniendo debidamente en cuenta los diferentes niveles de desarrollo entre los Miembros.

En marzo de 1996, el representante de los Estados Unidos expresó su profunda preocupación en relación con determinadas medidas y prácticas adoptadas por Corea en relación con el despacho de aduana de las importaciones, las cuales, en opinión de su Gobierno, carecían de fundamento científico, no se ajustaban ni a la práctica ni a las normas internacionales, y se empleaban deliberadamente para desalentar la importación de productos alimenticios y agropecuarios. Puesto que, a su juicio, Corea no había cumplido plenamente su compromiso de aplicar las reformas previamente acordadas, el 24 de mayo de 1996 los Estados Unidos presentaron una solicitud formal de celebración de consultas (G/SPS/W/64). El texto completo de la solicitud de los Estados Unidos figura en el documento G/SPS/W/66. Varias delegaciones expresaron su exasperación por las dificultades de acceso al mercado coreano de productos agropecuarios. Se indicó que, a pesar de que su potencial de comercio era grande, no podía desarrollarse plenamente. Se instó encarecidamente a Corea a que se atuviese a los principios del Acuerdo sobre la Aplicación de Medidas Sanitarias y Fitosanitarias.

El representante de Corea informó al Comité de que Corea y los Estados Unidos habían estudiado a fondo los problemas aludidos en una serie de consultas bilaterales celebradas entre los dos países y, de forma intermitente, con otros países. Desde principios de 1995, Corea había adoptado varias medidas destinadas a conformar sus prácticas sanitarias y fitosanitarias al Acuerdo sobre la Aplicación de Medidas Sanitarias y Fitosanitarias. Muchas de las dificultades que se le plantearon eran comunes entre los países en desarrollo: infraestructura sanitaria insuficiente, un escaso acopio de experiencia e información y falta de normas internacionales al respecto. No obstante, el representante de Corea observó que su Gobierno continuaría racionalizando sus medidas sanitarias y fitosanitarias teniendo en cuenta sus obligaciones de conformidad con el Acuerdo sobre la Aplicación de Medidas Sanitarias y Fitosanitarias y otros Acuerdos de la OMC. Las mejoras se realizarían a su debido tiempo.

En octubre de 1996, el representante de los Estados Unidos informó sobre la situación de las conversaciones en curso entre su país y Corea con respecto a los prolongados y engorrosos procedimientos coreanos de despacho de aduana de las importaciones. El Gobierno estadounidense esperaba reformas que agilizaran el despacho de aduana de las importaciones en Corea y no dieran lugar al surgimiento de otras prácticas, carentes de fundamento científico o no conformes con las prácticas internacionales, que socavaran el efecto inicial de liberalización. El Gobierno de Corea debía prever además el plazo máximo para la presentación de observaciones por los Miembros de la OMC. El representante de Corea respondió que el año anterior se había iniciado un ambicioso programa destinado a simplificar las medidas sanitarias coreanas y a armonizarlas con los principios y normas internacionales pertinentes. En lo tocante a la cuestión concreta del sistema de inspección y cuarentena, Corea tenía previsto el establecimiento de un sistema perfeccionado para finales de 1996. La declaración completa del representante de Corea se reprodujo en el documento G/SPS/GN/6.

En marzo de 1997, el representante de los Estados Unidos observó que continuaban las consultas con Corea sobre los procedimientos de autorización de las importaciones. Si bien estaban animados por algunos cambios introducidos por Corea, la preocupación se mantenía. El representante de Corea indicó que en la reunión anterior del Comité ya se había presentado el programa de su país para mejorar sus procedimientos de inspección y cuarentena (G/SPS/GN/6). Se aseguró al Comité que Corea continuaría sus esfuerzos para simplificar y ajustar al Acuerdo su legislación sanitaria y fitosanitaria.

En julio de 1997, el representante de los Estados Unidos informó sobre la situación de las consultas con Corea con respecto a los procedimientos coreanos de despacho de aduana de las importaciones, que habían originado importantes retrasos y en algunos casos habían impedido la entrada en el país de productos alimenticios y agropecuarios importados. Después de cinco rondas de consultas en el marco del procedimiento de solución de diferencias de la OMC, Corea había reformado algunas leyes y reglamentos relativos al despacho de aduana, lo que había sido acogido con satisfacción por los Estados Unidos. No obstante, la delegación estadounidense informó que desde el mes de enero se habían planteado nuevos problemas en algunos puertos a causa de esas modificaciones. Por otra parte, otros requisitos para el despacho de aduana de las importaciones habían sido también fuente de preocupación en fecha reciente. La delegación de los Estados Unidos agradeció la oportunidad que se le había brindado anteriormente para formular observaciones sobre los cambios propuestos por Corea en el código coreano de aditivos alimentarios y presentó de nuevo la petición de consultas técnicas sobre esa cuestión. Los Estados Unidos confirmaron su decisión de afrontar estos problemas en consultas bilaterales, hasta que el plazo para el despacho de aduana en los puertos coreanos fuera comparable al que se observaba en otros puertos similares.

El representante de Corea aseguró al Comité que trasladaría a las autoridades de su país la petición de consultas que habían presentado los Estados Unidos y solicitó que se comunicara a su delegación los fundamentos científicos en los que se sustentaba la afirmación de los Estados Unidos de que los plazos para el despacho de aduana debían ser idénticos en todos los puertos de entrada similares, a fin de que pudiera preparar una respuesta detallada.

En octubre de 1997, el representante de los Estados Unidos informó sobre las consultas bilaterales en curso de su Gobierno con Corea, conforme a las disposiciones del artículo XXIII del GATT de 1994, sobre el despacho de aduana de las importaciones de Corea. Observó que se habían logrado algunos progresos. Sin embargo, además de las cuestiones de principio que aún quedaban por resolver, los Estados Unidos estaban preocupados por los informes sobre continuos problemas en la aplicación de algunos cambios que Corea había acordado anteriormente realizar en sus prescripciones administrativas y jurídicas. Los Estados Unidos esperaban que la aplicación de éstas y otras modificaciones determinaran un retraso notablemente menor en el despacho de los productos agropecuarios y alimenticios a través de los puertos coreanos..

El representante de la República de Corea expresó su disgusto por el hecho de encontrar repetidamente esta cuestión en el orden del día del Comité. Dicha repetición podía causar en los interlocutores comerciales de Corea una impresión negativa sobre el sistema de despacho de aduana aplicado a las importaciones, que en Corea se consideraba que cumplía plenamente las disposiciones del Acuerdo sobre la Aplicación de Medidas Sanitarias y Fitosanitarias. Corea explicó que la prescripción anterior de que se notificaran los porcentajes de todos los ingredientes se había abolido mediante una enmienda de la Orden Ministerial de la Ley de Higiene de los Alimentos, de diciembre de 1996. Con arreglo al nuevo sistema, la notificación de los porcentajes se exigía solamente para los ingredientes principales, y de lo demás se citaba sólo el nombre. En cuanto a la prescripción relativa al suministro de información sobre el proceso de fabricación, tenía por objeto facilitar la exención automática de una compañía y un producto determinados del examen de laboratorio. Además, no era obligatoria para todos los importadores. Por último, en relación con las consultas técnicas sobre el código de aditivos alimentarios, el delegado de Corea estimaba que su Gobierno había respondido ya a las preocupaciones planteadas por los Estados Unidos. No obstante, transmitiría a las autoridades competentes de Seúl la constante preocupación mostrada por los Estados Unidos.

En julio de 2001, el representante de los Estados Unidos presentó una actualización del documento de la Secretaría sobre preocupaciones comerciales específicas (G/SPS/GEN/204/Rev.1). Los Estados Unidos habían examinado las cuestiones que se habían planteado en el Comité para determinar si se habían solucionado. Esa práctica había demostrado que el Comité MSF era un foro útil para abordar y solucionar cuestiones comerciales. En el documento de los Estados Unidos se presentaba su opinión sobre la situación de cuestiones importantes y los Estados Unidos estaban dispuestos a debatir las opiniones de otros Miembros sobre dicha situación.