Número de PCE - 100

Medidas de importación relativas a la niebla del peral y del manzano

Mantenida por: Japón
Planteada por: Estados Unidos de América
Respaldado por: Chile; Nueva Zelandia; Unión Europea
Planteada por primera vez en: julio 2001 G/SPS/R/22, paras. 27-29
Planteada posteriormente en: octubre 2001 (G/SPS/R/25, paras. 9-11)
marzo 2002 (G/SPS/R/26, paras. 36-38)
junio 2002 (G/SPS/R/27, paras. 52-53)
Número de veces posteriormente presentada: 3
Documentos pertinentes: G/SPS/GEN/299, WT/DS245/R, WT/DS245/AB/R, WT/DS245/RW, WT/DS245/21
Productos abarcados: 08 Frutas y frutos comestibles; cortezas de agrios (cítricos), melones o sandias; 080810 - Manzanas
Palabra clave (tema) principal : Sanidad vegetal
Palabras claves: Buenos oficios/Consultas/Solución de diferencias; Sanidad vegetal; Medidas provisionales; Evaluación del riesgo; Testimonios científicos suficientes
Situación: Resuelta
Solución: Consultas solicitadas el 1º de marzo de 2002; grupo especial pedido el 22 de mayo de 2002; grupo especial establecido el 3 de junio de 2002; informe del grupo especial emitido el 15 de julio de 2003; informe del Órgano de Apelación emitido el 26 de noviembre de 2003, adoptado el 10 de diciembre de 2003. Grupo especial establecido en virtud del párrafo 5 del artículo 21 y recurso al arbitraje previsto en el párrafo 6 del artículo 22 el 30 de julio de 2004. Informe del grupo especial del párrafo 5 del artículo 21 emitido el 23 de junio de 2005. Solución mutuamente acordada, notificada el 30 de agosto de 2005.
Fecha en que se comunicó su resolución: 02/02/2005

Extractos de los resumenes de las reuniones del Comité MSF

En julio de 2001, los Estados Unidos sostenían que las prescripciones del Japón para las manzanas importadas eran indebidamente restrictivas. Los Estados Unidos y el Japón habían llegado a un acuerdo sobre una investigación científica conjunta relativa a las manzanas y la niebla, y los Estados Unidos estaban decepcionados por el hecho de que el Japón no hubiera atenuado las restricciones a la importación de acuerdo con los resultados de la investigación. Nueva Zelandia se mostró de acuerdo en que las medidas fitosanitarias del Japón con respecto a la niebla del peral y del manzano no eran técnicamente justificables y se debían modificar en consecuencia. Nueva Zelandia tenía intención de entablar con el Japón nuevas conversaciones bilaterales sobre esa cuestión. Chile pidió que el seguimiento de esa situación se informase al Comité. El Japón confirmó que se había concluido la investigación conjunta, y señaló que se estaba realizando en ese momento un análisis del riesgo basado en los resultados de esa investigación. Había algunas dificultades para ultimar la evaluación basada únicamente en esos resultados. El Japón deseaba que continuasen las conversaciones de carácter técnico entre las autoridades fitosanitarias de ambos países.
En octubre de 2001, los Estados Unidos informaron de las conversaciones bilaterales sobre los procedimientos de cuarentena que aplicaba el Japón a las manzanas procedentes de los Estados Unidos. Aunque las investigaciones científicas conjuntas habían demostrado que las frutas maduras sin síntomas no eran una vía de transmisión de la niebla del peral y del manzano, no se había alcanzado una solución técnica mutuamente aceptable. Los Estados Unidos estaban estudiando qué nuevas medidas, incluida la solución de diferencias, podrían adoptar a este respecto. Nueva Zelandia anunció que trataría de mantener conversaciones bilaterales con el Japón sobre las prescripciones impuestas a las importaciones de manzanas. El Japón declaró que para completar la evaluación técnica, se había solicitado a los Estados Unidos más información. Se consideraban convenientes nuevos contactos bilaterales entre los expertos estadounidenses y japoneses.
En marzo de 2002, los Estados Unidos recordaron que las restricciones de cuarentena establecidas por el Japón prohibían las importaciones de manzanas de huertos en los que se hubiera detectado la niebla del peral y del manzano y disponían: la inspección tres veces al año de los huertos estadounidenses para investigar la presencia de la niebla del peral y del manzano, la descalificación para la exportación si se detectaba la enfermedad en una zona intermedia de 500 metros alrededor del huerto y el tratamiento con cloro después de la cosecha. Los Estados Unidos consideraban que estas restricciones no eran compatibles con las obligaciones del Japón en virtud del artículo XI del GATT o del Acuerdo MSF. Los Estados Unidos habían solicitado la celebración de consultas de conformidad con los artículos 1 y 4 del Entendimiento sobre Solución de Diferencias el 1º de marzo de 2002. Nueva Zelandia y las Comunidades Europeas expresaron también la opinión de que las restricciones que imponía el Japón a las manzanas eran más restrictivas del comercio de lo necesario, y manifestaron su interés en la solución de esta cuestión.
El Japón explicó que el riesgo de introducción de la niebla del peral y del manzano era muy grave. Los Estados Unidos no habían proporcionado al Japón pruebas científicas suficientes que aconsejaran modificar sus medidas fitosanitarias. En una reunión bilateral de expertos celebrada en octubre de 2001, el Japón había señalado los datos que necesitaba, y confiaba en que los Estados Unidos proporcionarían los datos técnicos necesarios para poder solucionar este asunto.
En junio de 2002, los Estados Unidos informaron de que habían pedido el establecimiento de un grupo especial de solución de diferencias con respecto a las medidas del Japón relativas a la niebla del peral y del manzano. Nueva Zelandia indicó que las medidas del Japón carecían de justificación científica y limitaban las exportaciones de productos hortícolas de Nueva Zelandia. Nueva Zelandia y las Comunidades Europeas indicaron que compartían las preocupaciones de los Estados Unidos y participarían en el procedimiento de solución de diferencias como terceras partes. El Japón indicó que, durante las consultas bilaterales celebradas a petición de los Estados Unidos, había manifestado su voluntad de examinar los datos pertinentes que presentasen los Estados Unidos, pero no se había proporcionado nada. La niebla del peral y del manzano era una enfermedad cuarentenaria grave que no existía en el Japón y que podría dañar seriamente la producción de manzanas, peras y otras frutas. Las medidas del Japón eran indispensables a fin de impedir la introducción de esta enfermedad, y estaban plenamente justificadas con pruebas científicas.