Número de PCE - 12

Prescripciones de pruebas para distintas variedades de manzanas, cerezas y nectarinas

Mantenida por: Japón
Planteada por: Estados Unidos de América
Respaldado por:
Planteada por primera vez en: octubre 1996 G/SPS/R/6 paras. 11-12
Planteada posteriormente en: marzo 1997 (G/SPS/R/7 para. 57)
julio 2001 (G/SPS/R/22 para. 127)
Número de veces posteriormente presentada: 2
Documentos pertinentes: G/SPS/GEN/265 WT/DS76/R, WT/DS76/AB/R, WT/DS76/12
Productos abarcados: 0808 Manzanas, peras y membrillos, frescos.; 0809 Albaricoques (damascos, chabacanos)*, cerezas, melocotones (duraznos)* (incluidos los griñones y nectarinas), ciruelas y endrinas, frescos.
Palabra clave (tema) principal : Sanidad vegetal
Palabras claves: Buenos oficios/Consultas/Solución de diferencias; Sanidad vegetal; Medidas provisionales; Testimonios científicos suficientes
Situación: Resuelta
Solución: Consultas solicitadas el 7 de abril de 1997 (WT/DS76/1). Grupo Especial establecido el 18 de noviembre de 1997. Informe del Órgano de Apelación (WT/DS76/AB/R) e informe del Grupo Especial (WT/DS76/R) adoptado el 19 de marzo de 1999. Solución mutuamente satisfactoria notificada el 23 de agosto de 2001 (WT/DS76/12).
Fecha en que se comunicó su resolución: 01/07/2001

Extractos de los resumenes de las reuniones del Comité MSF

En octubre de 1996, los Estados Unidos notificaron que, en virtud de un acuerdo bilateral de 1995, el Japón permitía la introducción de dos variedades de manzanas de los Estados Unidos en su mercado. Los proveedores de los Estados Unidos tenían que realizar pruebas largas y costosas para demostrar que el tratamiento combinado de bromuro de metilo y almacenamiento en frío era eficaz para eliminar el gusano de la pera y la manzana de ambas variedades. Éstas y otras pruebas habían demostrado que la eficacia de este tratamiento no variaba entre distintas variedades de fruta. No obstante, el Japón continuaba bloqueando la introducción de nuevas variedades de fruta de los Estados Unidos, exigiendo la repetición de dichas pruebas. Los Estados Unidos habían iniciado formalmente un proceso de consultas con el Japón en virtud de lo dispuesto en el párrafo 8 del artículo 5 del Acuerdo MSF. El Japón indicó que el intercambio formal iría seguido de un proceso de aclaración con la intervención de expertos técnicos hasta que se llegara a una solución basada en principios científicos. En marzo de 1997, los Estados Unidos indicaron que estaban examinando nueva información facilitada por el Japón. El Japón observó que continuaría los esfuerzos bilaterales a fin de llegar a una solución.
En un documento presentado en julio de 2001, los Estados Unidos indicaron que, a pesar de las amplias consultas con el Japón, aún estaban esperando que se aplicara la decisión del Grupo Especial (G/SPS/GEN/265). En agosto de 2001 se notificó una solución mutuamente satisfactoria.