Número de PCE - 40

Restricciones comerciales en respuesta al cólera

Mantenida por: Unión Europea
Planteada por: Tanzanía
Respaldado por:
Planteada por primera vez en: marzo 1998 G/SPS/R/10, paras. 56-57
Planteada posteriormente en: junio 1998 (G/SPS/R/11, paras. 96-99)
Número de veces posteriormente presentada: 1
Documentos pertinentes: G/SPS/N/EEC/54
Productos abarcados: 07 Hortalizas, plantas, raíces y tubérculos alimenticios; 08 Frutas y frutos comestibles; cortezas de agrios (cítricos), melones o sandias; 14 Materias trenzables y demás productos de origen vegetal, no expresados ni comprendidos en otra parte; 0301 Peces vivos.; 0302 Pescado fresco o refrigerado, excepto los filetes y demás carne de pescado de la partida 03.04.; 0303 Pescado congelado, excepto los filetes y demás carne de pescado de la partida 03.04.; 0304 Filetes y demás carne de pescado (incluso picada), frescos, refrigerados o congelados.; 0305 Pescado seco, salado o en salmuera; pescado ahumado, incluso cocido antes o durante el ahumado; harina, polvo y «pellets» de pescado, aptos para la alimentación humana.
Palabra clave (tema) principal : Inocuidad de los alimentos
Palabras claves: Inocuidad de los alimentos; Salud de las personas; Evaluación del riesgo
Situación: Parcialmente resuelta
Solución: Revisión de las medidas.
Fecha en que se comunicó su resolución:

Extractos de los resumenes de las reuniones del Comité MSF

En marzo de 1998, las Comunidades Europeas informaron al Comité de que habían adoptado medidas de salvaguardia con respecto a las importaciones de frutas, hortalizas y productos pesqueros debido al brote de cólera en Tanzanía, Kenya, Uganda y Mozambique. Los procedimientos de inspección en estos países habían puesto de manifiesto deficiencias, pero las Comunidades Europeas tenían previsto celebrar consultas con ellos para buscar algún arreglo que permitiera la introducción de prescripciones de higiene adecuadas. Los Estados miembros de las CE estaban tratando de formular una política conjunta para el cólera basada en la evaluación del riesgo. El observador de la OMS no consideraba necesaria la prohibición de las importaciones, especialmente de los productos pesqueros que no se consumían crudos en Europa. Señaló a la atención las Orientaciones de la OMS para la formulación de políticas nacionales sobre la lucha contra el cólera, en particular la conclusión del capítulo IX de que: "Aunque hay un riesgo teórico de transmisión del cólera asociado con algunos productos alimenticios que se desplazan en el comercio internacional, esto raras veces ha tenido importancia y las autoridades deberían buscar alguna manera de hacerle frente distinta de la aplicación de un embargo a la importación".
En junio de 1998, Tanzanía informó de que las Comunidades Europeas seguían prohibiendo la importación de productos pesqueros frescos, congelados y elaborados de los cuatro países africanos, aunque en las pruebas no se había detectado la bacteria en cuestión. Tanzanía subrayó que la prohibición de las CE estaba teniendo repercusiones graves en la economía de su país y que, conforme al Acuerdo MSF, los Miembros deberían ayudar a los países en desarrollo a cumplir sus medidas sanitarias y fitosanitarias. Las Comunidades Europeas respondieron que ahora estaban satisfechas con las garantías necesarias que se habían puesto en vigor y que probablemente el 1º de julio de 1998 sería efectiva una nueva medida restableciendo el comercio con los cuatro países africanos.