Número de PCE - 116

Restricciones relacionadas con la fiebre aftosa

Mantenida por: Colombia
Planteada por: Argentina
Respaldado por:
Planteada por primera vez en: marzo 2002 G/SPS/R/26, paras. 18-19
Planteada posteriormente en: junio 2002 (G/SPS/R/27, paras. 44-45)
noviembre 2002 (G/SPS/R/28, paras. 56-58)
abril 2003 (G/SPS/R/29, paras. 74-75)
junio 2003 (G/SPS/R/30, para. 44)
octubre 2003 (G/SPS/R/31, para. 37)
Número de veces posteriormente presentada: 5
Documentos pertinentes: Planteada oralmente
Productos abarcados: 0201 Carne de animales de la especie bovina, fresca o refrigerada.; 0202 Carne de animales de la especie bovina, congelada.
Palabra clave (tema) principal : Sanidad animal
Palabras claves: Sanidad animal
Situación: Resuelta
Solución: Se levantaron las restricciones a la carne de bovino procedente de la Argentina.
Fecha en que se comunicó su resolución: 01/10/2003

Extractos de los resumenes de las reuniones del Comité MSF

La Argentina comunicó que Colombia había impuesto restricciones a la importación de determinados productos argentinos el 26 de septiembre de 2001, a raíz de los brotes de fiebre aftosa en la Argentina. Colombia había acordado que la Argentina podía exportar productos a los cuales se pudiese aplicar técnicas de atenuación del riesgo conforme al código de la OIE, y el 17 de octubre de 2001 había dado a conocer nuevas medidas especificando los productos elaborados que se podía importar. Una visita de inspección de los servicios sanitarios colombianos a finales de octubre de 2001 había complementado la información facilitada por los servicios argentinos. Sin embargo, la Argentina no podía exportar los productos en cuestión debido a las continuas peticiones de información formuladas por Colombia. Colombia señaló que había respondido a las observaciones y preguntas formuladas por la Argentina en noviembre de 2001 y en marzo de 2002. La Argentina no tenía establecimientos autorizados por el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) para exportar productos de riesgo a Colombia y estaba examinando los procesos y métodos de producción aplicados en los establecimientos argentinos para inactivar el virus en los materiales de riesgo y, si fuesen satisfactorios, los establecimientos argentinos recibirían la autorización necesaria del ICA.
En junio de 2002, la Argentina indicó que sus exportaciones seguían sometidas a restricciones. Colombia recordó que ninguna instalación de la Argentina estaba actualmente certificada para exportar a Colombia. Sin embargo, sus autoridades habían identificado 10 instalaciones en la Argentina sobre las que necesitaban información actualizada y otras 38 que se proponían visitar por primera vez. Sólo 21 de esos establecimientos habían facilitado la información necesaria para que el Instituto Colombiano Agropecuario pudiera realizar visitas con fines de certificación.
En noviembre de 2002, la Argentina señaló que Colombia seguía prohibiendo la carne argentina, a pesar de que durante nueve meses no se habían producido nuevos brotes en la Argentina. Colombia tampoco había realizado todavía la inspección de 21 instalaciones de envasado que consideraba necesaria antes de poder reanudar el comercio de la carne vacuna. Colombia declaró que la Argentina había bloqueado las importaciones de flores frescas procedentes de Colombia, y le pidió que no vinculara estas dos cuestiones. La Argentina señaló que no había vinculación alguna con las flores de Colombia, y pidió a Colombia que informara si llevaría a cabo las inspecciones veterinarias en la Argentina, de manera que pudieran reanudarse las exportaciones de carne vacuna.
En abril de 2003, la Argentina señaló que, después de enviar cumplimentado un cuestionario relativo a los productos refrigerados, no había recibido respuesta de Colombia. No se habían realizado inspecciones sobre el terreno que se tradujesen en el levantamiento de las restricciones ni se habían recibido nuevas solicitudes de información. Tras señalar la preocupación de Colombia con respecto a las flores cortadas, la Argentina dijo que no aplicaba restricciones a la importación de flores procedentes de Colombia. Colombia indicó que disfrutaba de una situación favorable en cuanto a la fiebre aftosa, pero permitía la importación de productos de bajo riesgo. Sin embargo, había prohibido la importación de materias de alto riesgo procedentes de la Argentina y había notificado esa medida a la OMC. Los establecimientos de origen habían de ser autorizados por el servicio sanitario de Colombia y se había previsto un programa de visitas a la Argentina. Se había solicitado a las autoridades argentinas información sobre la evaluación serológica y epidemiológica de la fiebre aftosa, el alcance de la vacunación y las fechas en que se había obtenido la situación de país libre de fiebre aftosa con o sin vacunación. Colombia consideraba que la decisión de la Argentina de suspender la importación de flores cortadas procedentes de Colombia, adoptada en noviembre de 2001 sin notificación a la OMC, era injustificada.
En junio de 2003, la Argentina informó de que se habían hecho progresos y se estaban planificando inspecciones de las fábricas argentinas de productos cárnicos a cargo de funcionarios colombianos. Colombia señaló que llevaría a cabo las misiones necesarias cuando la Argentina proporcionara la información necesaria. Los progresos importantes que se habían hecho en el caso de las exportaciones de carne de bovino argentina a Colombia eran similares a los obtenidos con respecto a la cuestión de las exportaciones de flores colombianas a la Argentina.
En octubre de 2003, la Argentina informó que esta cuestión había quedado resuelta al final de septiembre de 2003, y que Colombia había eliminado sus restricciones. Colombia confirmó que esta cuestión se había resuelto, y que durante la reunión también se habían examinado las exportaciones de flores de Colombia a la Argentina.