Número de PCE - 409

Medidas de la Federación de Rusia relativas a la importación

Mantenida por: Federación de Rusia
Planteada por: Ucrania
Respaldado por:
Planteada por primera vez en: junio 2016 G/SPS/R/83, paras. 4.2-4.4. See also STC 368.
Planteada posteriormente en:
Número de veces posteriormente presentada: 0
Documentos pertinentes: Planteada oralmente; STC 386
Productos abarcados: 1806 Chocolate y demás preparaciones alimenticias que contengan cacao.; 2501 Sal (incluidas la de mesa y la desnaturalizada) y cloruro de sodio puro, incluso en disolución acuosa o con adición de antiaglomerantes o de agentes que garanticen una buena fluidez; agua de mar.
Palabra clave (tema) principal : Otras preocupaciones
Palabras claves: Otras preocupaciones; Obstáculos técnicos al comercio (OTC)
Situación: No se ha notificado
Solución:
Fecha en que se comunicó su resolución:

Extractos de los resumenes de las reuniones del Comité MSF

En junio de 2016, Ucrania expresó su preocupación por dos medidas concretas de la Federación de Rusia que afectaban a la importación de i) productos de confitería y ii) sal de mesa. En primer lugar, Ucrania recordó la preocupación que había planteado anteriormente en relación con la Resolución Nº 01/8612-13-23 de la Federación de Rusia, de 29 de julio de 2013, por la que se prohibían las importaciones de productos de confitería ucranianos. A pesar de que los productores ucranianos habían solicitado al Rospotrebnadzor la documentación pertinente, Ucrania no había obtenido pruebas oficiales de la supuesta presencia de benzopireno en el chocolate con leche. Ucrania señaló también que la Federación de Rusia ya no alegaba una presencia de impurezas tóxicas en los productos de confitería, sino infracciones relacionadas con el etiquetado de estos productos. Ucrania consideraba que las alegaciones infundadas podían bloquear de forma arbitraria la importación de productos ucranianos a la Federación de Rusia, y recalcó además que no se había presentado ninguna prueba sustancial de problemas de etiquetado. Ucrania señaló las repercusiones de la medida para sus exportaciones de productos de confitería, y subrayó también que se venían aplicando restricciones de distintos tipos a diversos productos de confitería, y distintas normas a los productos de confitería ucranianos en tránsito a través de la Federación de Rusia hacia terceros países. A pesar de las consultas bilaterales, las restricciones a la importación seguían en vigor. Ucrania subrayó sus iniciativas de resolución, que incluían intervenciones en los Comités MSF y de Agricultura, y en el Consejo General.

En segundo lugar, Ucrania expresó su preocupación por la prohibición de importar sal de mesa, introducida por la Federación de Rusia el 26 de enero de 2015, que Ucrania también había planteado en el Comité OTC. Esta medida había afectado directamente a los principales productores de sal de mesa de Ucrania y había provocado un drástico descenso de las exportaciones. Ucrania afirmó que sus productores eran proveedores reconocidos de sal de mesa de alta calidad, que habían sido los principales proveedores de sal de mesa de la Federación de Rusia durante décadas y exportaban a más de 30 mercados, entre ellos otros países de la Unión Económica Euroasiática como Belarús y Kazajstán. Estos otros destinos de las exportaciones no habían presentado quejas similares. Ucrania señaló que no se había presentado ninguna prueba oficial de incumplimiento de las prescripciones para la importación relativas al yodo añadido ni de índices organolépticos inaceptables. Ucrania observó además que su análisis de las prescripciones rusas para la importación de sal de mesa y las pruebas repetidas habían puesto de manifiesto la plena conformidad del producto en cuestión con las prescripciones de la Federación de Rusia. Estos resultados de evaluación de la conformidad se habían remitido a las autoridades rusas competentes. Ucrania cuestionó el fundamento de las restricciones a la importación y pidió que se aclarase el supuesto incumplimiento de las normas. Para terminar, Ucrania solicitó a la Federación de Rusia que respondiese, dentro de un plazo razonable, a la lista de preguntas detalladas que le había remitido.

La Federación de Rusia declaró que se había malinterpretado la naturaleza jurídica de la medida, y explicó que la suspensión temporal de las importaciones de ciertos productos ucranianos estaba fuera del ámbito del Acuerdo MSF. Las medidas respondían a las repetidas infracciones en el etiquetado de determinados productos, como los de confitería, y se inscribían en un plan de lucha contra prácticas comerciales engañosas que infringían las prescripciones del reglamento técnico de la Unión Económica Euroasiática sobre el etiquetado de los productos alimenticios, adoptado el 9 de diciembre de 2011. La Federación de Rusia señaló que había respondido a las preocupaciones de Ucrania de forma transparente y que había informado a las autoridades competentes de las medidas necesarias pertinentes. La Federación de Rusia indicó su disposición a seguir debatiendo esta cuestión.