Número de PCE - 363

Restricciones a las importaciones de carne de bovino debido a la EEB

Mantenida por: China
Planteada por: Brasil
Respaldado por:
Planteada por primera vez en: octubre 2013 G/SPS/R/73, paras. 3.14-3.18
Planteada posteriormente en:
Número de veces posteriormente presentada: 0
Documentos pertinentes: Planteada oralmente
Productos abarcados:
Palabra clave (tema) principal : Sanidad animal
Palabras claves:
Situación: Resuelta
Solución:
Fecha en que se comunicó su resolución: 02/11/2017

Extractos de los resumenes de las reuniones del Comité MSF

En octubre de 20'13, el Brasil expresó su preocupación con respecto a las restricciones a la importación de carne de bovino impuestas por China, el Japón y Sudáfrica, como consecuencia de una notificación de encefalopatía espongiforme bovina (EEB) en el Brasil en diciembre de 2012. El Brasil había facilitado información detallada a la OIE y a todos los Miembros interesados de la OMC, incluidos China, el Japón y Sudáfrica, sobre el único caso detectado y sobre los procedimientos aplicados de reducción de riesgos. Señaló que el caso había afectado solamente a una vaca autóctona que no había entrado en la cadena alimentaria (humana o animal) y que la OIE seguía clasificando al Brasil como país con riesgo insignificante de EEB. El Brasil observó que las restricciones a la importación infringían posiblemente los artículos 2, 3, 5, 8 y 13 y el Anexo C del Acuerdo MSF, e instó a China, el Japón y Sudáfrica a suspender esa decisión.
China señaló que el caso de EEB se registró en 2010 pero el Brasil no se lo notificó, incumpliendo un protocolo bilateral firmado por ambos países, que prevé la notificación inmediata de toda enfermedad animal de importancia cuarentenaria, incluida la EEB y, la suspensión de las exportaciones. A juicio de China, no se había establecido claramente que se tratara de un caso de EEB atípica ni se habían aclarado suficientemente los riesgos asociados con el brote. Dijo que esperaba que el Brasil proporcionase más información con el fin de realizar un análisis de riesgos.
El Japón señaló que su Comisión de Inocuidad de los Alimentos había realizado una evaluación de riesgos basándose en la información científica relacionada con la EEB facilitada por el Brasil, pero que necesitaba información adicional sobre las medidas aplicadas por ese país en materia de lucha contra la enfermedad. Una vez recibida la información solicitada, el Japón adoptaría medidas en consecuencia de la manera más rápida posible.
Sudáfrica dijo que, en octubre de 2013, había enviado a las autoridades brasileñas una propuesta de certificado de salud para que valorasen su utilización.
El Brasil señaló que había facilitado y seguiría facilitando cualquier información solicitada por China, en especial en lo relativo al protocolo bilateral entre ambos países. Además, dio las gracias a Sudáfrica y dijo que esperaba que se levantasen sin demora las restricciones.