Número de PCE - 358

Condiciones de la India para la importación de carne de cerdo y sus productos

Mantenida por: India
Planteada por: Unión Europea
Respaldado por: Canadá
Planteada por primera vez en: octubre 2013 G/SPS/R/73, paras. 3.4-3.6
Planteada posteriormente en: marzo 2014 (G/SPS/R/74, paras. 3.23-3.25)
julio 2014 (G/SPS/R/75, paras. 4.27-4.28)
octubre 2014 (G/SPS/R/76, paras. 3.31-3.33)
marzo 2015 (G/SPS/R/78, paras. 3.35-3.36 )
julio 2015 (G/SPS/R/79, paras. 3.42-3.43)
octubre 2015 (G/SPS/R/81, paras. 3.70-3.71)
Número de veces posteriormente presentada: 6
Documentos pertinentes: G/SPS/N/IND/98
Productos abarcados:
Palabra clave (tema) principal : Sanidad animal
Palabras claves:
Situación: No se ha notificado
Solución:
Fecha en que se comunicó su resolución:

Extractos de los resumenes de las reuniones del Comité MSF

En octubre de 2013, la Unión Europea recordó que durante varios años había pedido insistentemente a la India que armonizara con las normas internacionales las condiciones impuestas a la importación de carne de porcino y productos cárnicos de porcino. Señaló los siguientes puntos: a) la India exigía que los países exportadores certificasen que los productos estaban libres de una serie de enfermedades para las que la OIE no ha establecido una norma internacional, pero no había aportado datos científicos que justificasen ese requisito; b) la India exigía también a los exportadores la condición de país libre de enfermedades, sin contemplar la posibilidad de importar productos procedentes de regiones libres de esas enfermedades; c) en cuanto a las condiciones específicas de importación de productos cárnicos elaborados de porcino, la India exigía que los países exportadores certificasen que en el proceso de elaboración se había sometido a la carne a una temperatura interna no inferior a 70 °C durante 30 minutos, y no aceptaba otro tipo de tratamientos. La Unión Europea dijo que estos requisitos de la India no se basaban en las normas pertinentes de la OIE y del Codex. Recordando que de conformidad con el Acuerdo MSF, las condiciones de importación no debían ser más estrictas que las medidas aplicables a su mercado interno, señaló que la India permitía la comercialización de productos cárnicos de porcino con tratamientos distintos de los térmicos en su mercado interno.
La Unión Europea instó a la India a armonizar sus medidas con las normas internacionales o, en su defecto, a proporcionar un análisis del riesgo basado en datos científicos para cada una de las enfermedades a las que aplicaba condiciones de importación más estrictas que las normas internacionales, y para el requisito de tratamiento térmico de los productos cárnicos de porcino importados. La Unión Europea también instó a la India a reconocer el principio de regionalización, que se aplica de manera efectiva en la Unión Europea, en lugar de exigir que el país esté libre de determinadas enfermedades.
La India informó del establecimiento de un comité de expertos técnicos del Departamento de Economía Pecuaria, Producción Láctea y Pesca, encargado de examinar todos los aspectos técnicos necesarios para determinar los certificados veterinarios pertinentes. Dijo que este comité había celebrado una reunión y que ya se había programado una segunda.

En marzo de 2014, la Unión Europea recordó sus preocupaciones con respecto a los requisitos de importación de la India para los porcinos y sus productos e insistió para que las medidas se ajustaran a las normas internacionales. La India exigía que los países exportadores certificasen que los productos estaban libres de una serie de enfermedades para las que la OIE no había establecido normas internacionales, pero no había aportado datos científicos que justificasen ese requisito. La India exigía también a los exportadores la condición de país libre de enfermedades, sin contemplar la posibilidad de importar productos procedentes de regiones libres de esas enfermedades. Además, en cuanto a las condiciones de importación de productos cárnicos elaborados de porcino, la India exigía que los países exportadores certificasen que la carne se había sometido a una temperatura interna no inferior a 70 ºC durante 30 minutos y no aceptaba otro tipo de tratamientos. La UE dijo que estos requisitos no se basaban en las normas pertinentes de la OIE y del Codex. De conformidad con el Acuerdo MSF, las condiciones de importación no debían ser más estrictas que las medidas aplicables a su mercado interno; sin embargo, la legislación india autorizaba en su mercado interno la venta de productos cárnicos de porcino sin tratamiento térmico. La UE instó a la India a adaptar sus medidas a las normas internacionales o, en su defecto, a proporcionar un análisis de riesgos basado en datos científicos para cada una de las enfermedades, para justificar sus condiciones de importación más estrictas que las normas internacionales y también su requisito de importar solo carne de cerdo procesada sometida a tratamiento térmico. Además, la UE instó a la India a reconocer el principio de regionalización, que se aplicaba con eficacia en la UE, en lugar de exigir que el país estuviese libre de determinadas enfermedades en todo su territorio.
El Canadá señaló que compartía muchas de las preocupaciones de la UE. Las exportaciones canadienses de carne de porcino y sus productos a la India se habían paralizado debido a los onerosos requisitos de importación aplicados por ese país. El Canadá expresó su preocupación con respecto a la exigencia de que los países certificasen la ausencia de enfermedades para las que la OIE no había establecido una norma. Dijo que esperaba información sobre el proceso y el calendario previsto para terminar la revisión de los requisitos de importación de la India.
La India explicó que exigía que los productos estuviesen libres de determinadas enfermedades que eran exóticas a la India. Se había implantado un sistema más intensivo de vigilancia de fronteras, tal y como se había comunicado a nivel bilateral, y un comité técnico de expertos estaba examinando los requisitos sanitarios de importación, teniendo en cuenta las normas de la OIE, pero sin comprometer los requisitos sanitarios nacionales.

En julio de 2014, la UE recordó sus preocupaciones por las prescripciones de la India para la importación de cerdo y sus productos, y señaló que durante muchos años había solicitado reiteradamente que se observaran las normas internacionales. Concretamente, la UE solicitaba a la India: a) que exigiera al país exportador la certificación de estar libre de enfermedades, únicamente para enfermedades reglamentadas por la OIE; b) que requiriera la cocción de la carne de porcino y que reconociera los procesos de curado previstos en las normas pertinentes del Codex; c) que se aplicaran las mismas condiciones a los productos cárnicos de porcino sin tratamiento térmico importados o de producción india; y d) que ofreciera una justificación científica sólida para apartarse de las normas internacionales.
La India señaló que estaba revisando sus prescripciones sanitarias, y que informaría a la Secretaría y a los Miembros a su debido tiempo.

En octubre de 2014, la Unión Europea recordó sus preocupaciones en relación con las prescripciones de importación de la India aplicables a la carne y los productos de porcino, y señaló que desde hace mucho reclamaba la armonización de las medidas de la India con las normas internacionales de la OIE. Aunque las normas internacionales establecían que las autoridades veterinarias no debían imponer condiciones para el comercio de "productos inocuos", la India había restringido el comercio sin una justificación científica sólida. La Unión Europea solicitó que la India: i) exija al país exportador certificados de ausencia de enfermedades reglamentadas por la OIE, únicamente; ii) tenga en cuenta las normas pertinentes del Codex Alimentarius para el tratamiento de la carne de porcino exigido y el reconocimiento de los procesos de curado; iii) aplique las mismas condiciones a la carne de porcino elaborada no sometida a tratamiento térmico, importada o producida en la India; y iv) proporcione una justificación científica sólida para no adoptar las normas internacionales. La India se ha comprometido en numerosas ocasiones a revisar sus prescripciones de importación, pero no hay resultados tangibles. La Unión Europea instó a la India a respetar las obligaciones del Acuerdo MSF, la OIE y el Codex Alimentarius, y a levantar de inmediato estas medidas que obstaculizan el comercio desde hace tiempo.
El Canadá se hizo eco de las preocupaciones de la Unión Europea y subrayó que la India no había proporcionado ninguna justificación científica para apartarse de las normas internacionales. Además, señaló que la India exigía la ausencia de varias enfermedades animales para las que la OIE no recomienda la certificación veterinaria. El Canadá pidió que la India facilitara al Comité un calendario para la publicación de las condiciones de importación revisadas de carne y productos de porcino.
La India señaló que estaba revisando sus prescripciones sanitarias de importación y que informaría a los Miembros a su debido tiempo. Además, explicó que ese examen se había retrasado debido a los recientes casos de fiebre porcina africana registrados en la Unión Europea.

En marzo de 2015, la Unión Europea recordó sus preocupaciones en relación con las prescripciones de importación de la India aplicables a la carne de cerdo y sus productos, y señaló que en las cuatro últimas reuniones del Comité había pedido a la India que armonizara esas medidas con las normas de la OIE. La Unión Europea celebró el esfuerzo realizado por la India al adoptar nuevas medidas de importación de carne de cerdo y sus productos, que había notificado a la OMC. Sin embargo, la India aún no había adoptado el principio de regionalización y exigía que los países estuvieran libres en su totalidad de enfermedades animales. Asimismo, la India todavía exigía a los países exportadores que certificaran la ausencia de enfermedades para las cuales no había normas de la OIE. La Unión Europea solicitó que la India proporcionara una justificación científica para esas medidas y respetara plenamente sus obligaciones en el marco del Acuerdo MSF. La Unión Europea también pidió que la India publicara las medidas modificadas de manera oportuna y transparente. La Unión Europea seguía dispuesta a cooperar con la India para resolver este asunto.
La India explicó que las medidas se estaban examinando y se habían notificado el 16 de marzo de 2015 (G/SPS/N/IND/98). La India pidió a todos los Miembros que presentaran sus observaciones por escrito a través de las autoridades pertinentes para que se examinasen debidamente.

En julio de 2015, la Unión Europea agradeció a la India la notificación sobre su certificado para la importación de porcino y productos de porcino (G/SPS/N/IND/98). Acogió positivamente que la India hubiera introducido la regionalización y referencias a prescripciones alternativas a las de la legislación india basadas en las normas de la OIE y el Codex. Instó a la India a tener en cuenta sus observaciones al finalizar el certificado y a permitir las importaciones sin demora. La Unión Europea solicitó que la India aportara un análisis de riesgos sólido en el que demostrara, por ejemplo, que las enfermedades incluidas en el certificado de sanidad se habían transmitido por conducto del cerdo o los productos del cerdo y que constituían un riesgo importante para la India. La Unión Europea pidió a la India que realizara una serie de modificaciones concretas en los certificados. Expresó su preocupación ya que, pese a haberlo solicitado repetidas veces, no había recibido ninguna explicación científica de la India que justificara su desviación de las normas de la OIE, y porque consideraba que los requisitos de la India restringirían innecesaria e injustificadamente el comercio de productos inocuos. La Unión Europea solicitó que la India notificara el certificado de sanidad para la importación de cerdos vivos, y acogió favorablemente futuros debates con vistas a permitir la exportación de productos inocuos a la India.
La India explicó que estaba elaborando las prescripciones teniendo en cuenta las observaciones recibidas de los Miembros de conformidad con el párrafo 5 d) del Anexo B. Se habían recibido observaciones del Canadá, los Estados Unidos y Sudáfrica, pero no de la Unión Europea.

En octubre de 2015, la Unión Europea recordó sus preocupaciones en relación con las prescripciones de importación de la India aplicables a la carne y los productos de porcino, y señaló que hacía años que reclamaba la armonización de las medidas de la India con las normas internacionales de la OIE. En la reunión de julio de 2015 había agradecido a la India la notificación sobre su certificado para la importación de porcino y productos de porcino (G/SPS/N/IND/98). La Unión Europea recordó los argumentos que había presentado en dicha reunión.
La India agradeció a la Unión Europea y dijo que esta cuestión ponía de manifiesto su empeño en armonizar sus reglamentos con las normas internacionales. La India había recibido observaciones del Canadá y los Estados Unidos respecto de su notificación (G/SPS/N/IND/98) dentro del plazo previsto de 60 días. Las consultas sobre dichas observaciones habían concluido en septiembre de 2015. La India explicó que los certificados veterinarios debían someterse a un examen jurídico, lo que podía tomar un cierto tiempo.