Número de PCE - 342

Restricciones al comercio de camarón por motivo de residuos de antioxidantes

Mantenida por: Japón
Planteada por: India
Respaldado por:
Planteada por primera vez en: octubre 2012 G/SPS/R/69, paras. 24-25
Planteada posteriormente en: marzo 2013 (G/SPS/R/70, paras. 3.53-3.54)
junio 2013 (G/SPS/R/71, paras. 4.31-4.32)
octubre 2013 (G/SPS/R/73, paras. 3.39-3.41)
Número de veces posteriormente presentada: 3
Documentos pertinentes: Planteada oralmente.
Productos abarcados:
Palabra clave (tema) principal : Inocuidad de los alimentos
Palabras claves: Inocuidad de los alimentos; Salud de las personas
Situación: Resuelta
Solución:
Fecha en que se comunicó su resolución: 15/10/2014

Extractos de los resumenes de las reuniones del Comité MSF

En octubre de 2012 la India expresó su preocupación ante la introducción por el Japón de pruebas obligatorias para establecer los niveles de residuos de etoxiquina, un antioxidante
utilizado frecuentemente como conservante de alimentos para los animales acuáticos. En 2005 el Japón notificó una medida basada en su Ley de Higiene Alimentaria, que establecía una lista positiva de agroquímicos y aditivos en los productos alimenticios. En ella se especificaban unos niveles permisibles de 0,01 ppm para los residuos de etoxiquina en algunos productos, pero no se establecían LMR en los camarones. La India afirmó que el nuevo LMR establecido por el Japón para los camarones era demasiado riguroso comparado con el de 3 ppm establecido por el Codex, que no estaba basado en pruebas científicas y que no tomaba en cuenta el objetivo de minimizar los efectos negativos en el comercio.
El Japón señaló que en la fecha de modificación de su legislación no había normas del Codex sobre la presencia de etoxiquina en los camarones. Puesto que la India no había solicitado
el establecimiento de un LMR específico para este producto, se aplicaba el nivel de tolerancia por defecto de 0,01 ppm. Se estaban evaluando los riesgos de la presencia de etoxiquina en el camarón, y en el ínterin se aplicaba el nivel establecido por defecto. El Japón reafirmó su compromiso de conversaciones con la India para resolver ese asunto.

En marzo de 2013 la India expresó su preocupación con respecto a la cuestión sistémica de establecer LMR arbitrarios en el límite de determinación o de detección sin pruebas científicas que lo justificasen. El 1º de agosto de 2012 el Japón estableció que los residuos del plaguicida etoxiquina en el camarón no podían superar el límite de determinación (0,01 ppm). En cambio, el LMR para la etoxiquina en pescados como el salmón, la trucha, la anguila o el atún se había fijado en 1 ppm. Por otra parte, el Codex sólo había establecido LMR para etoxiquina en la pera (a un nivel de 3 ppm). Ningún otro Miembro había establecido LMR para etoxiquina en el camarón y ningún otro organismo internacional había establecido normas relativas a la presencia de etoxiquina en el pescado. Tampoco había datos científicos que indicasen que el plaguicida fuese tóxico o carcinógeno. La India era el principal proveedor de camarón al Japón y esa medida tenía un efecto negativo en sus exportaciones. La India instó al Japón a basar sus decisiones en principios científicos y pidió que se informara de la evolución de la revisión de los LMR iniciada por la Comisión de Inocuidad de los Alimentos del Japón.
El Japón explicó que había realizado una evaluación de riesgos para revisar los LMR vigentes para etoxiquina en el camarón, en respuesta a la petición de la India. Existía la Social del Japón había iniciado otros estudios para obtener esa clase de datos. El Japón informaría a la India tan pronto como dispusiese de esos datos. La EFSA también estaba haciendo un análisis de genotoxicidad de la etoxiquina.

En junio de 2013 la India expresó su preocupación por los LMR de etoxiquina en los camarones impuestos por el Japón. La India conocía los testimonios relativos a la genotoxicidad de la etoxiquina, pero no entendía por qué los LMR eran superiores en el caso del pescado (1 ppm) que en el caso de los camarones (0,01 ppm). La India había sufrido importantes pérdidas económicas a consecuencia de los LMR impuestos por el Japón, que carecían de fundamento científico.
El Japón reiteró que establecía los distintos LMR en los alimentos sobre la base de datos científicos. El LMR para el pescado se basaba en datos de ensayos sobre la presencia de residuos, pero no existían datos similares en el caso de los camarones. Además, como no existía norma alguna del Codex relativa a la etoxiquina en los camarones y ningún país extranjero había solicitado al Japón el establecimiento de un límite máximo en los camarones, se había aplicado el límite uniforme de 0,01 ppm. El Japón estaba revisando el límite uniforme, en respuesta a una solicitud de límites específicos de la India, recibida en septiembre de 2012. En numerosos informes de las autoridades japonesas y de la EFSA se había planteado la posible genotoxicidad de la etoxiquina. El Japón señaló que seguiría examinando la situación de ese límite y que tomaría en consideración los nuevos datos e informes disponibles. El Japón expresó su deseo de seguir trabajando con la India sobre esa cuestión a través de canales bilaterales.

En octubre de 2013 la India dijo que el Japón medía los niveles de etoxiquina en sus envíos de camarón desde agosto de 2012. Señaló que, de acuerdo con la información facilitada por la autoridad japonesa pertinente, los niveles de etoxiquina en esos envíos eran muy bajos (entre 0,02 ppm y 0,05 ppm). La India señaló que el Japón había fijado un LMR provisional de 0,01 ppm para los peces de aleta, alegando que no disponía de datos suficientes para fijar un LMR definitivo para el pescado. La India propuso que se fijase también un LMR provisional para el camarón basado en los resultados preliminares de los exámenes realizados, hasta que se obtuvieran datos fiables. La India instó al Japón a agilizar esos exámenes y a informar del plazo previsto para la adopción de una decisión definitiva sobre esa cuestión.
El Japón dijo que había evaluado los riesgos y que se había planteado la cuestión de la genotoxicidad de la etoxiquina. Había elaborado y publicado un proyecto de informe de evaluación y se estaban examinando las observaciones presentadas. Se había propuesto un LMR provisional de 0,2 ppm basado en el informe de evaluación. El Japón expresó su deseo de seguir colaborando con la India sobre esa cuestión en negociaciones bilaterales.
El Codex informó al Comité de la inclusión de un examen de la etoxiquina en su lista de prioridades, lo que significaba que se haría una evaluación internacional.