Número de PCE - 340

Requisitos para la importación de carne de ovinos

Mantenida por: Turquía
Planteada por: Australia
Respaldado por: Estados Unidos de América
Planteada por primera vez en: octubre 2012 G/SPS/R/69 paras. 19-20
Planteada posteriormente en: marzo 2013 (G/SPS/R/70 paras. 3.18-3.19)
junio 2013 (G/SPS/R/71 paras. 4.27-4.28)
octubre 2013 (G/SPS/R/73 paras. 3.35-3.36)
marzo 2014 (G/SPS/R/74 paras. 3.26-3.27)
julio 2014 (G/SPS/R/75 paras. 4.25-4.26 )
octubre 2014 (G/SPS/R/76 paras. 3.34-3.36 )
marzo 2015 (G/SPS/R/78 paras. 3.33-3.34 )
Número de veces posteriormente presentada: 7
Documentos pertinentes: G/SPS/N/TUR/9
Productos abarcados:
Palabra clave (tema) principal : Sanidad animal
Palabras claves: Sanidad animal; Proc. de control, inspección y aprobación
Situación: No se ha notificado
Solución:
Fecha en que se comunicó su resolución:

Extractos de los resumenes de las reuniones del Comité MSF

En octubre de 2012, Australia señaló con preocupación que no había recibido la información solicitada a Turquía en abril de 2011 sobre las medidas que aplicaba a las importaciones de carne de ovino y que esa demora era injustificada. Australia recordó que, en virtud del Acuerdo MSF, Turquía debía actuar de manera transparente y asegurar que las medidas sanitarias y fitosanitarias se basaban en pruebas científicas, se aplicaban sólo hasta donde fuese necesario y no discriminaban entre los Miembros de manera injustificable.

Turquía respondió que sus autoridades aún estaban trabajando en las prescripciones y procedimientos de certificación para la importación de carne de ovino, que serían conformes al Acuerdo MSF. Se comprometió a proporcionar los resultados a Australia sin demora.

En marzo de 2013, Australia reiteró su preocupación ante el retraso injustificado de la respuesta de Turquía a su solicitud de información sobre la prohibición de importación de carne de ovino, presentada en abril de 2011. Australia destacó su calidad de proveedor seguro y fiable de carne de ovino a alrededor de 100 países, que cumplía sistemáticamente las normas sanitarias y fitosanitarias internacionales pertinentes aplicables al comercio de ese producto. Asimismo, recordó que Turquía estaba sujeta a obligaciones en virtud del Acuerdo MSF, refiriéndose específicamente a los artículos 2 y 7 y al Anexo B del Acuerdo. Australia informó de que había mantenido conversaciones bilaterales con Turquía en paralelo con la reunión y que esperaba que ese asunto se resolviese lo antes posible.

Turquía señaló que las conversaciones bilaterales habían sido fructíferas y que se había logrado acordar un modelo de certificado sanitario uniforme para la carne de vacuno. Turquía estaba armonizando sus normativas nacionales con el acervo de la UE. Por otra parte, en 2011 había entrado en vigor la Ley Marco Nº 5996 de servicios veterinarios, sanidad vegetal, productos alimenticios y piensos, que se había notificado a la OMC. Turquía estaba elaborando un modelo de certificado uniforme para la carne de ovino y caprino y estaba determinando los requisitos sanitarios mínimos para esos productos. No obstante, el comercio de bovinos y ovinos vivos continuaba sin interrupciones.

En junio de 2013, Australia reiteró su preocupación por las prescripciones de Turquía para la importación de carne de ovino. Desde abril de 2011, Australia había pedido a Turquía información al respecto y había expresado esa preocupación en la 55ª y en la 56ª reunión del Comité MSF, pero aún no había recibido una respuesta. Australia suministraba de forma segura y fiable carne de ovino a cerca de 100 países y había cumplido sistemáticamente todas las normas sanitarias y fitosanitarias internacionales pertinentes aplicables al comercio de ese producto. Las medidas aplicadas por Turquía parecían contravenir las obligaciones que le correspondían en virtud del Acuerdo MSF, incluidos los artículos 2 y 7 y el Anexo B. Australia esperaba con interés que esa cuestión se resolviera.

Turquía respondió que estaba armonizando su legislación relativa a la inocuidad de los alimentos con la de la Unión Europea. Aunque había promulgado numerosas medidas de aplicación, aún no había propuesto las orientaciones necesarias en relación con la carne de ovino y caprino. Turquía señaló que comunicaría en su momento a Australia y otros Miembros interesados su modelo de certificado sanitario para la carne de ovino y caprino.

En octubre de 2013, Australia reiteró su preocupación por las prescripciones de Turquía para la importación de carne de ovino. Desde abril de 2011, Australia había pedido información a Turquía sin resultados, a pesar de haber expresado esa preocupación en las últimas tres reuniones del Comité MSF. Australia dijo que suministraba de forma segura y fiable carne de ovino a cerca de 100 países y cumplía sistemáticamente todas las normas sanitarias y fitosanitarias internacionales pertinentes aplicables al comercio de ese producto. Las medidas aplicadas por Turquía contravenían las obligaciones dimanantes del Acuerdo MSF, incluidos los artículos 2 y 7 y el Anexo B. Australia dijo que esperaba con interés que esa cuestión se resolviera.

Turquía respondió que estaba armonizando su legislación relativa a la inocuidad de los productos alimenticios con la de la Unión Europea. Había elaborado ya certificados para la carne de vacuno, la carne de bovino, el ganado y los productos de la pesca, y estaba elaborando un modelo uniforme de certificado para otros productos de origen animal, incluida la carne de ovino y de caprino.

En marzo de 2014, Australia reiteró una preocupación planteada en todas las reuniones del Comité celebradas desde octubre de 2012 con respecto a las prescripciones de Turquía para la importación de carne de ovino. En febrero de 2012 Australia facilitó a Turquía un proyecto de certificado bilingüe para la carne de ovino basado en los requisitos de la UE. Turquía no había acusado recibo del proyecto de certificado ni había indicado si le parecía o no adecuado. Al no facilitar ninguna respuesta, Turquía contravenía las obligaciones dimanantes del Acuerdo MSF.

Turquía respondió que estaba armonizando su legislación relativa a la inocuidad de los productos alimenticios con la de la UE. A ese respecto, habían elaborado ya certificados para la carne de vacuno, la carne de bovino, el ganado y los productos de la pesca, y estaba elaborando un modelo uniforme de certificado para otros productos de origen animal, incluida la carne de ovino y de caprino.

En julio de 2014, Australia reiteró su preocupación por las prescripciones de Turquía para la importación de carne de ovino, planteadas en todas las reuniones del Comité desde octubre de 2012. En anteriores reuniones, Turquía había señalado que estaba armonizando su legislación sobre la inocuidad de los alimentos con la de la UE. Sin embargo, Australia exportaba carne de ovino a la UE. En febrero de 2012, Australia había remitido a Turquía un proyecto de certificado bilingüe para la carne de ovino, basado en las prescripciones de la UE, pero Turquía no había acusado recibo ni había dicho si era admisible. La falta de respuesta por parte de Turquía era contraria a las obligaciones del Acuerdo MSF.

Turquía señaló que había elaborado modelos de certificado sanitario para la carne de vacuno, la carne de bovino, y los productos de la ganadería y la pesca, armonizados con las normas de la UE, para aplicar las disposiciones de su nueva Ley de Servicios veterinarios, sanidad vegetal, productos alimenticios y piensos. Además, estaba elaborando un modelo uniforme de certificado para otros productos de origen animal, incluida la carne de ovino y de caprino. No había concluido el proceso de determinación de los requisitos sanitarios que podían garantizar un nivel adecuado de protección para las importaciones de carne de ovino y de caprino. Turquía afirmó que estaba decidida a solucionar esta preocupación comercial. Además, destacó que en octubre de 2014 se celebraría la primera reunión del Comité Directivo Agrícola Turquía-Australia, y que se realizarían visitas sobre el terreno a mataderos y plantas de procesamiento de carne australianas.

En octubre de 2014, Australia reiteró sus objeciones a las prescripciones de Turquía para la importación de carne de ovino, planteadas en todas las reuniones del Comité desde octubre de 2012. Turquía había indicado que estaba armonizando su legislación relativa a la inocuidad de los productos alimenticios con la de la Unión Europea. En febrero de 2012 Australia facilitó a Turquía un proyecto de certificado bilingüe para la carne de ovino basado en los requisitos de la UE, pero Turquía no había acusado recibo del proyecto de certificado ni había indicado si le parecía o no adecuado. Australia quiso saber cuándo obtendría una respuesta.

Los Estados Unidos dijeron que compartían la preocupación de Australia y señalaron que los países importadores debían elaborar oportunamente normas basadas en datos científicos para la certificación. Se congratularon de que Turquía se hubiera mostrado dispuesta a trabajar con las autoridades estadounidenses para elaborar nuevos certificados de importación, y pidieron que no se interrumpieran las importaciones durante el proceso de elaboración de nuevas normas.

Turquía señaló que, después de las reuniones bilaterales con Australia, había aprobado su Ley de Servicios Veterinarios - Sanidad vegetal, alimentos y piensos, notificada en el documento G/SPS/N/TUR/9. Turquía señaló que también había elaborado certificados para bovino y carne de bovino, y productos de la ganadería y la pesca, armonizados con las normas de la UE, y que estaba elaborando un modelo uniforme de certificado para otros productos de origen animal, incluida la carne de ovino y de caprino. También se estaba determinando el nivel adecuado de protección para la importación de carne de animales de las especies ovina y caprina. Turquía se comprometió a solucionar esa preocupación comercial, y señaló que la primera reunión del comité directivo Turquía-Australia sobre cuestiones agropecuarias, prevista para octubre de 2014, se había retrasado debido al apretado calendario del Ministro de Agricultura de Australia. Turquía reiteró que estaba dispuesta a dialogar y a cooperar con Australia a distintos niveles.

En marzo de 2015, Australia reiteró sus objeciones a las prescripciones de Turquía para la importación de carne de ovino, planteadas en todas las reuniones del Comité desde octubre de 2012. Informó de que había mantenido conversaciones bilaterales productivas con Turquía en paralelo a la reunión y dijo que esperaba que condujeran a una resolución satisfactoria de la cuestión. Turquía había comunicado que había preparado un proyecto de certificado veterinario de sanidad para la carne de ovino y se había comprometido a proporcionar una copia, así como información sobre los requisitos de certificación al recibir una solicitud oficial por escrito de Australia.

Turquía explicó que durante la reunión bilateral, ambas delegaciones habían determinado que la medida se basaba en las normas de la OIE. Reiteró que los requisitos de certificación estaban a disposición de quien lo solicitase e hizo hincapié en que esta medida no estaba destinada a obstaculizar el comercio. Turquía estaba abierta a celebrar consultas posteriores con Australia para resolver este asunto.