Número de PCE - 275

Restricciones aplicables a la ractopamina en la carne de bovino y de porcino

Mantenida por: Taipei Chino
Planteada por: Estados Unidos de América
Respaldado por: Brasil; Canadá; Costa Rica; Ecuador; Perú
Planteada por primera vez en: octubre 2008 G/SPS/R/53, paras. 8-12
Planteada posteriormente en: octubre 2009 (G/SPS/R/56, paras 141-147)
marzo 2011 (G/SPS/R/62, paras 51-55)
junio 2011 (G/SPS/R/63, paras 53-59)
octubre 2011 (G/SPS/R/64, paras 63-66)
marzo 2012 (G/SPS/R/66, paras 32-35)
Número de veces posteriormente presentada: 5
Documentos pertinentes: G/SPS/N/TPKM/114, G/SPS/GEN/1182
Productos abarcados: 0203 Carne de animales de la especie porcina, fresca, refrigerada o congelada.
Palabra clave (tema) principal : Inocuidad de los alimentos
Palabras claves: Inocuidad de los alimentos; Salud de las personas; Normas internacionales/armonización; Testimonios científicos suficientes
Situación: No se ha notificado
Solución:
Fecha en que se comunicó su resolución:

Extractos de los resumenes de las reuniones del Comité MSF

En octubre de 2008 los Estados Unidos señalaron las dificultades que encontraba su industria porcina desde hacía más de un año porque el Taipei Chino no había adoptado límites máximos de residuos (LMR) para la ractopamina determinados de forma científica. El Taipei Chino había notificado previamente al Comité MSF su decisión basada en criterios científicos acerca de la ractopamina, pero no había aplicado posteriormente la medida propuesta. Las exportaciones de los Estados Unidos habían disminuido debido a la necesidad de producir carne de animales no tratados con ractopamina, con el fin de cumplir las exigencias de tolerancia cero. Los Estados Unidos instaron al Taipei Chino a que aplicara la medida notificada, que facilitaría las exportaciones de carne de porcino de los Estados Unidos.
El Canadá dijo que sus autoridades habían aprobado el uso de la ractopamina como ingrediente de piensos para ganado porcino en julio de 2005 y de piensos para ganado bovino en mayo de 2007. Tras realizar varias pruebas, el Ministerio de Salud del Canadá había concluido que el uso del producto era inocuo. El Canadá instó a todos los Miembros a aceptar el uso de la ractopamina siempre que las concentraciones de residuos en tejidos comestibles estuvieran dentro de los márgenes inocuos.
El Taipei Chino afirmó que muchos Miembros de la OMC prohibían el uso de la ractopamina. Además, la Comisión del Codex Alimentarius no había podido adoptar una decisión final sobre los LMR para la ractopamina.
El representante del Codex explicó que se había debatido ampliamente sobre los LMR para la ractopamina, pero no se había alcanzado aún ninguna conclusión. Invitó a los Miembros a que presentaran información adicional sobre la ractopamina para su examen en el siguiente período de sesiones de la Comisión del Codex.
Las Comunidades Europeas indicaron que habían consultado a la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria acerca de la inocuidad de la ractopamina y el establecimiento de LMR. Las Comunidades Europeas esperaban disponer de la información a comienzos de 2009, la cual podría remitirse al Comité Mixto FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios (JECFA) para su evaluación adicional.
En octubre de 2009 el Brasil señaló que el asunto se había debatido en profundidad en las dos últimas reuniones de la Comisión del Codex Alimentarius y en la 18ª reunión del Comité del Codex sobre Residuos de Medicamentos Veterinarios en Alimentos. Pese a las pruebas presentadas por el JECFA, el Codex no había adoptado un LMR. Al Brasil le preocupaba que la decisión se hubiera pospuesto en repetidas ocasiones a pesar de la existencia de pruebas científicas sólidas a favor de la adopción de dicho límite. Dado que era necesario disponer de un LMR para facilitar el comercio internacional, el Brasil expresó su deseo de que la próxima reunión de la Comisión del Codex adoptase una decisión.
El Canadá señaló que los exportadores canadienses también habían experimentado dificultades comerciales en varios mercados debido a la falta de un LMR para la ractopamina. En 2005 el Ministerio de Salud del Canadá autorizó el uso de ractopamina en alimentos para cerdos y estableció un LMR en la carne porcina. El Canadá había apoyado la adopción por el Codex de los LMR propuestos para la ractopamina y se felicitó de que el Comité del Codex sobre Residuos de Medicamentos Veterinarios en Alimentos recomendara, en septiembre de 2007, la adopción de los LMR para esa sustancia en el trámite 8. El Canadá lamentó que la reunión de la Comisión del Codex de 2009 no los hubiese adoptado y expresó su deseo de que se adoptasen en la reunión de 2010.
Los Estados Unidos dijeron que la adopción de normas internacionales para la ractopamina debía ser una prioridad para todos los Miembros de la OMC. Las pruebas científicas acumuladas durante años demostraban que el uso de la ractopamina era seguro. Más de 25 países habían aprobado su uso y estaba en el trámite 8 del proceso del Codex. Sin embargo, algunos Miembros habían impuesto prohibiciones que no estaban respaldadas por suficientes pruebas científicas. El Codex no había adoptado los LMR propuestos en la reunión de la Comisión celebrada en 2009 debido a que uno de los grandes interlocutores comerciales había solicitado otro examen científico del JECFA. Los Estados Unidos instaron a ese socio comercial a proporcionar al JECFA la información necesaria para concluir el estudio y confiaban en que la Comisión del Codex adopte entonces los LMR.
Las Comunidades Europeas señalaron que la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, que estaba a cargo del análisis de riesgos, había emitido un dictamen sobre la nocividad de la ractopamina en 2008. China también había realizado un estudio sobre el efecto de esa sustancia en los tejidos del cerdo. La Comisión del Codex decidió que el JECFA debía evaluar los estudios de China antes de adoptar una decisión respecto del LMR de ractopamina.
China señaló que las autoridades de su país velaban por que se fijara la mejor norma internacional sobre la ractopamina. China continuaría participando activamente en la formulación de normas del Codex mediante la realización de experimentos y el intercambio de datos con el JECFA. Noruega apoyó las intervenciones de las Comunidades Europeas y China, y subrayó la necesidad de que el JECFA evaluara los últimos datos presentados por China antes de llegar a una conclusión definitiva.
Australia hizo suyas las intervenciones del Brasil, el Canadá y los Estados Unidos sobre este asunto. El Codex había adoptado una decisión sobre la gestión de riesgos basada en una evaluación de los datos disponibles, y Australia respaldaba la adopción de los LMR propuestos para la ractopamina.
El Codex señaló que el JECFA había realizado una evaluación aplicando el procedimiento establecido para los medicamentos veterinarios. Como indicó Australia, la decisión sobre la gestión de riesgos adoptada por el Comité del Codex sobre Residuos de Medicamentos Veterinarios en Alimentos se había remitido a la Comisión del Codex, pero la Comisión no había alcanzado un consenso. Los delegados que asistieron a la reunión de la Comisión aludieron a otros estudios y datos científicos sobre el asunto. Se acordó que el JECFA examinaría los datos que no hubiera examinado anteriormente. El JECFA había previsto dos reuniones en 2010 y haría lo posible por tener los resultados de ese examen para la siguiente reunión de la Comisión en julio de 2010.
En marzo de 2011 los Estados Unidos dijeron que en enero de 2011 el Taipei Chino había ordenado la interrupción de la venta de carne de bovino de los Estados Unidos en las tiendas de comestibles, después de que dos cargamentos de carne de bovino resultaron positivos a la ractopamina. Observaron que el uso de la ractopamina se había aprobado en 26 países y que en 2007 el Taipei Chino había determinado, sobre la base de datos científicos, que el uso de la ractopamina en ganado bovino y porcino era seguro. No obstante, el Taipei Chino había aplazado su notificación sobre la aplicación de LMR acordes con el proyecto de norma del Codex, debido a la oposición interna, y esto había creado importantes obstáculos comerciales a las exportaciones de los Estados Unidos.
El Canadá indicó que ya había expresado sus preocupaciones al Taipei Chino de manera bilateral y en paralelo a las reuniones del Comité. Dijo que, si bien el Codex aún no había adoptado los LMR para la ractopamina, el Canadá consideraba que el trabajo científico realizado por el Codex y el Comité Mixto FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios (JEFCA) respaldaban plenamente su adopción. Por consiguiente, el Canadá pidió que el Taipei Chino reconsiderara la prohibición que estaba aplicando.
El Taipei Chino dijo que muchos Miembros prohibían el uso de la ractopamina en animales criados para alimentación humana. Había considerado la posibilidad de establecer LMR para ese producto, pero el proceso se había interrumpido debido a críticas de diversas partes, entre ellas la comunidad científica. Añadió que en la trigésima tercera reunión de la Comisión del Codex Alimentarius tampoco se había podido llegar a una decisión y, por consiguiente, el Taipei Chino consideraba que había que hacer más investigaciones y evaluaciones científicas.
La OMS dijo que la recopilación de información científica sobre la ractopamina estaba disponible en el sitio Web del JEFCA y que las conclusiones eran claras; el único problema pendiente era el consumo de tejido pulmonar y la exposición a residuos de ractopamina por esa vía. Dijo que en la última reunión del Comité del Codex sobre Residuos de Medicamentos Veterinarios, varios participantes habían solicitado a China mayores precisiones sobre la variabilidad de la concentración en el tejido pulmonar.
La Unión Europea, Noruega y Suiza dijeron que el Codex no había establecido LMR para la ractopamina y que, a falta de normas internacionales al respecto, no aceptaban productos importados tratados con ractopamina.
En junio de 2011 los Estados Unidos recordaron que 26 países habían aprobado el uso de la ractopamina y que la evaluación realizada en 2007 por el Taipei Chino había confirmado que el producto era inocuo en bovinos y porcinos. Ese mismo año el Taipei Chino notificó en G/SPS/N/TPKM/114 que tenía la intención de aplicar LMR para el uso de la ractopamina en esos animales con arreglo al proyecto de LMR del Codex. Sin embargo, la acérrima oposición de los productores de cerdos a la importación de carne de porcino extranjera había demorado su aplicación. Los Estados Unidos seguían preocupados por estas medidas porque no había base científica para cuestionar la seguridad del uso de la ractopamina dentro de los LMR establecidos por los Estados Unidos, el Canadá, el Japón, Corea y otros muchos países. La negativa del Taipei Chino a asegurarse de que sus medidas se fundamentasen en datos científicos transmitía a su propio público señales que inducían a confusión sobre cuestiones relativas a la inocuidad de los alimentos. Su negativa a adoptar los LMR para la ractopamina había generado considerables obstáculos al comercio y en último término contribuiría a elevar los precios para el consumidor. A fin de evitar más restricciones injustificadas, el Taipei Chino debía aplicar inmediatamente el LMR de 10 ppmm (partes por mil millones) que había notificado en agosto de 2007. Los Estados Unidos animaron al Taipei Chino y a todos los Miembros a velar por que las medidas estuvieran fundamentadas en pruebas científicas y a evitar utilizar los medios de comunicación para alarmar innecesariamente a los consumidores y mantener así los obstáculos al comercio.
El Canadá hizo suyas las preocupaciones de los Estados Unidos acerca de la falta de fundamento científico para prohibir el uso de la ractopamina en porcinos y bovinos, y la considerable incertidumbre para los exportadores de carne de estos animales. Estas preocupaciones se habían abordado bilateralmente con el Taipei Chino la última vez en la reunión del Grupo de Trabajo del Canadá y el Taipei Chino sobre la agricultura, que había tenido lugar el 13 de junio de 2011 en Ottawa. Basándose en una evaluación amplia del riesgo de la ractopamina, el Canadá había autorizado su uso como ingrediente de los piensos para cerdos en 2005 y para bovinos en 2007; también se habían establecido los LMR administrativos para la ractopamina en los tejidos comestibles de porcinos y bovinos. Las evaluaciones científicas realizadas por el Codex y el JEFCA respaldaban la adopción de LMR para la ractopamina. Habida cuenta de las amplias pruebas científicas, el Canadá pidió al Taipei Chino que reconsiderase su prohibición actual.
Tanto el Brasil como Costa Rica expresaron preocupaciones de carácter sistémico con respecto a la prohibición de la ractopamina, incluida su falta de fundamento científico. También manifestaron preocupación por el hecho de que el Codex aún no hubiese adoptado los LMR para la ractopamina.
La Unión Europea destacó que, debido a que no había ninguna norma internacional para la ractopamina, cada Miembro era libre de adoptar sus propias medidas nacionales siempre que fueran compatibles con el Acuerdo MSF. La Unión Europea no permitía el uso de la ractopamina ni de sustancias similares y tampoco aceptaba las importaciones de productos procedentes de animales tratados con esa sustancia. Para proteger la salud de sus consumidores, mantenía la preferencia por las carnes y los productos cárnicos no tratados con sustancias como la ractopamina, un hecho bien conocido por los países que deseaban exportar carne y productos cárnicos a la Unión Europea.
China y Noruega apoyaron las opiniones de la Unión Europea. China señaló que se requería más investigación científica para abordar las preocupaciones de los Miembros y que se debía llegar a un consenso antes de la adopción de las normas internacionales. Todos los Miembros tenían derecho a adoptar medidas sanitarias y fitosanitarias siempre que se hubiese concluido una evaluación del riesgo.
Suiza declaró que como norma general solo autorizaba la administración de medicamentos veterinarios a los animales con fines terapéuticos; otras sustancias químicas sin beneficios vitales estaban estrictamente reglamentadas y los promotores del crecimiento como la ractopamina estaban prohibidos. El debate actual del Codex demostraba claramente que no había consenso en cuanto a la inocuidad de la ractopamina. La falta de certidumbre en la evaluación del riesgo, según lo señalado por la EFSA en abril de 2009, combinada con las cuestiones relativas a la gestión de los riesgos, habían llevado a Suiza a oponerse a la adopción de LMR del Codex para la ractopamina.
El Taipei Chino respondió que había prohibido la ractopamina por primera vez en 2006 y que no se habían establecido LMR. Por consiguiente, según su legislación toda detección de ractopamina en los productos cárnicos constituía una infracción de la ley. Aunque en 2007 había notificado que estaba estudiando la posibilidad de establecer un LMR para la ractopamina, el proyecto de propuesta había generado muchas críticas y dudas por parte de la comunidad científica, los grupos de consumidores y otras partes interesadas. Por esas razones, el Taipei Chino había concluido que debía seguir investigando los efectos adversos de este medicamento en la salud humana, al mismo tiempo que intensificaba sus esfuerzos con respecto a la comunicación del riesgo.
En octubre de 2011 los Estados Unidos animaron al Taipei Chino y a todos los Miembros a velar por que las medidas estuvieran fundamentadas en pruebas científicas y a no utilizar los medios de comunicación para alarmar innecesariamente a los consumidores y mantener así obstáculos al comercio. El Canadá hizo suyas las preocupaciones de los Estados Unidos y reiteró las observaciones que había hecho en la reunión de junio de 2011.
El Brasil, Costa Rica, el Ecuador y el Perú señalaron que la prohibición de la ractopamina era preocupante desde un punto de vista sistémico, en particular por la falta de fundamento científico, y manifestaron también preocupación por el hecho de que el Codex aún no hubiera adoptado LMR para la ractopamina. El Brasil subrayó que se había demostrado la inocuidad y la eficacia de este producto, empleado como medicamento veterinario para mejorar la eficacia de los piensos, que se habían realizado estudios de toxicidad en seres humanos y en animales y que el producto había sido autorizado en 26 países.
El Taipei Chino respondió que continuaba investigando los efectos adversos de la ractopamina para la salud humana, tal como había explicado en detalle en anteriores reuniones del Comité MSF, al mismo tiempo que intensificaba sus esfuerzos de comunicación del riesgo.
En marzo de 2012 los Estados Unidos expresaron nuevamente las preocupaciones que habían señalado en las reuniones de junio y octubre de 2011 y animaron al Taipei Chino a instaurar de inmediato los LMR que había notificado en 2007. Animaron en general a todos los Miembros a fundamentar científicamente sus medidas.
El Canadá dijo que compartía las preocupaciones de los Estados Unidos. Sobre la base de una exhaustiva evaluación del riesgo, el Canadá había aprobado el uso de la ractopamina en la producción animal. Aunque el Codex no había adoptado aún LMR para la ractopamina, el Canadá opinaba que la labor científica llevada a cabo por el JECFA justificaba plenamente su adopción. Se felicitó del establecimiento por el Taipei Chino de un equipo de trabajo interdepartamental a comienzos de 2012 para celebrar consultas con los colectivos interesados y emitir un dictamen científico sobre la ractopamina. Para evitar nuevas e innecesarias distorsiones del comercio, el Canadá pidió al Taipei Chino que procediese cuanto antes a adoptar LMR de ractopamina para la carne y los productos cárnicos, de acuerdo con lo notificado al Comité en 2007.
El Brasil observó insistentemente que le preocupaba que el Codex no hubiera adoptado aún LMR para la ractopamina, a pesar de la disponibilidad de datos técnicos que justificaban la utilización de ese producto.
El Taipei Chino tomó nota de las observaciones, que transmitiría a las autoridades competentes.
En julio de 2012 el Codex presentó en particular información de algunos de sus Comités (G/SPS/GEN/1182) y señaló que la Comisión del Codex Alimentarius había adoptado varias normas y textos conexos en su 35 reunión, entre ellos los LMR para ractopamina, que fueron adoptados excepcionalmente por votación y no por consenso como se acostumbra.