Número de PCE - 132

Restricciones a la importación de productos lácteos

Mantenida por: Indonesia
Planteada por: Argentina
Respaldado por:
Planteada por primera vez en: junio 2002 G/SPS/R/27 paras. 17-18
Planteada posteriormente en: noviembre 2002 (G/SPS/R/28 paras. 54-55)
abril 2003 (G/SPS/R/29 paras. 72-73)
junio 2003 (G/SPS/R/30 para. 43)
marzo 2004 (G/SPS/R/33 paras. 50-51)
Número de veces posteriormente presentada: 4
Documentos pertinentes: G/SPS/GEN/324
Productos abarcados: 04 Leche y productos lácteos; huevos de ave; miel natural; productos comestibles de origen animal, no expresados ni comprendidos en otra parte
Palabra clave (tema) principal : Sanidad animal
Palabras claves: Sanidad animal; Normas internacionales/armonización
Situación: Resuelta
Solución: Se autoriza que las fábricas exporten a Indonesia
Fecha en que se comunicó su resolución: 01/03/2004

Extractos de los resumenes de las reuniones del Comité MSF

La Argentina declaró que, debido al brote de fiebre aftosa de 2001, Indonesia había impuesto a las importaciones de productos lácteos una prohibición incompatible con el Acuerdo MSF y las directrices de la OIE. El Código de la OIE estipulaba que se debían aceptar los productos lácteos siempre que las autoridades sanitarias del país exportador certificasen que se habían aplicado los requisitos necesarios. Indonesia había prohibido la entrada de productos lácteos procedentes de la Argentina, sin dar al Servicio Nacional de Agricultura y Calidad y Sanidad de los Alimentos (SENASA) la oportunidad de certificar los requisitos establecidos por la OIE. Indonesia dijo que las restricciones a la importación impuestas a la Argentina debido a la fiebre aftosa sólo se aplicaban a la leche fresca. Otros productos lácteos, entre ellos la leche desnatada, la nata, la mantequilla, el queso y el yogur no estaban sujetos a restricciones. Las restricciones a la leche fresca se basaban en el hecho de que la Argentina no figuraba en la lista de la OIE como país con zonas libres de la fiebre aftosa.
En noviembre de 2002, la Argentina indicó que algunas dificultades prácticas aún impedían que sus productos lácteos, con excepción de la leche líquida, entraran en Indonesia. Indonesia dijo que en cuanto la Argentina cumpliese las primeras disposiciones de un cuestionario que se le mandaría, se enviaría un equipo de inspección a la Argentina. Indonesia esperaba que de esta manera se resolvería el problema.
En abril de 2003, la Argentina informó de que había rellenado un cuestionario, y enviado una invitación a Indonesia, pero este país aún no había enviado un equipo de inspección. Continuaban las restricciones a la importación de leche de la Argentina, y se pedía a Indonesia una aclaración. Indonesia recordó que el 27 de enero de 2003 había enviado un cuestionario a la Argentina. De las cinco instalaciones existentes en la Argentina, sólo una realizaba los controles necesarios. Si la Argentina podía proporcionar información sobre sus programas de control, se enviaría a un funcionario encargado de realizar un examen sobre el terreno de las instalaciones argentinas pertinentes. Indonesia expresó su confianza en que los ulteriores esfuerzos bilaterales resolverían esta cuestión.
En junio de 2003, la Argentina informó de que se habían hecho importantes progresos para resolver el problema. Indonesia confirmó que las consultas bilaterales habían conducido a un acuerdo para enviar inspectores indonesios a la Argentina.
En marzo de 2004, la Argentina informó a los Miembros de que, tras realizar un análisis del riesgo de los productos lácteos, funcionarios indonesios habían llegado a la conclusión de que las exportaciones de la Argentina no representaban una amenaza en relación con la fiebre aftosa. Se habían suprimido las restricciones, y la cuestión se consideraba resuelta. Indonesia informó de que un equipo de inspección enviado por Indonesia había visitado la Argentina del 12 al 20 de enero de 2004, y había considerado satisfactorio el sistema de vigilancia de la Argentina con respecto a la fiebre aftosa. Dos de las cinco instalaciones inspeccionadas cumplían las prescripciones establecidas por Indonesia, y reunían las condiciones para exportar leche en polvo a Indonesia siempre que continuaran cumpliendo las recomendaciones y directrices de la OIE.