Número de PCE - 50

Prescripciones de cuarentena para la carne de pollo

Mantenida por: Australia
Planteada por: Tailandia
Respaldado por: Unión Europea
Planteada por primera vez en: septiembre 1998 G/SPS/R/12, paras. 42-45
Planteada posteriormente en: octubre 2001 (G/SPS/R/25, para. 37)
junio 2002 (G/SPS/R/27, paras. 135-137)
noviembre 2002 (G/SPS/R/28, paras. 190-192)
abril 2003 (G/SPS/R/29, paras. 60-62)
junio 2003 (G/SPS/R/30, paras. 54-56)
Número de veces posteriormente presentada: 5
Documentos pertinentes: G/SPS/N/AUS/72, G/SPS/GEN/90, G/SPS/GEN/96, véanse también G/SPS/R/13, G/SPS/GEN/137 y G/SPS/W/107/Rev.1
Productos abarcados: 0207 Carne y despojos comestibles, de aves de la partida 01.05, frescos, refrigerados o congelados.
Palabra clave (tema) principal : Sanidad animal
Palabras claves: Sanidad animal
Situación: No se ha notificado
Solución:
Fecha en que se comunicó su resolución:

Extractos de los resumenes de las reuniones del Comité MSF

En septiembre de 1998, Tailandia dijo que consideraba que el requisito de Australia sobre la importación de carne de pollo iba más allá de lo necesario para proteger la salud, y no era viable para la fabricación comercial. Las Comunidades Europeas añadieron que las prescripciones de Australia relativas a la temperatura y tiempo creaban un obstáculo importante e innecesario al comercio, y se comprometieron a facilitar a Australia una lista completa de cuestiones importantes. Australia respondió que las prescripciones que se impondrían a la importación se basaban en principios y datos científicos. El Servicio de Cuarentena e Inspección de Australia había basado las prescripciones térmicas finales en los resultados de la investigación sobre la inactivación de la cepa CS88 del virus de la bursitis infecciosa aviar, cepa enormemente virulenta y exótica en Australia. Se habían mantenido amplias consultas con las autoridades tailandesas y con otras competentes en temas de cuarentena para debatir la cuestión, y Australia seguía dispuesta a facilitar cualquier información adicional que se le pidiese. Australia estaba examinando si podía ser útil la realización de nuevas investigaciones para mejorar los conocimientos científicos y los métodos de inactivación de diversos patógenos de las aves de corral.
En octubre de 2001, Tailandia señaló que el Departamento de Desarrollo de la Ganadería estaba ultimando su análisis del riesgo sobre el virus de la bursitis infecciosa aviar. Se celebraría una audiencia pública antes de presentar el análisis a Australia. En mayo de 2001, la OIE había acordado realizar una investigación sobre un tratamiento térmico apropiado para inactivar el virus de la bursitis infecciosa en las aves de corral.
En junio de 2002, Tailandia informó al Comité de que había presentado a Australia la evaluación del riesgo sobre el virus de la bursitis infecciosa aviar en la carne de pollo cocida de Tailandia, en la que se demostraba que el riesgo de introducir este virus en las aves de corral a través de la carne de pollo cocida era insignificante. El informe se había presentado a Australia en mayo de 2002. Tailandia esperaba que en el marco de su nuevo mandato para la seguridad sanitaria alimentaria la OIE trabajara sobre la bursitis infecciosa aviar. Australia indicó que en agosto de 1998 habían entrado en vigor las condiciones para la importación de pollo cocido, estableciendo ciertos parámetros de tiempo y temperatura de cocción. Tailandia había solicitado el acceso para los productos de una cierta instalación y recientemente había suministrado información. Australia daría una respuesta cuando hubiera examinado la documentación de Tailandia un grupo consultivo de expertos. El representante de la OIE reiteró su petición de que los Miembros presentasen información sobre la bursitis infecciosa aviar para llevar adelante la labor emprendida por la OIE.
En noviembre de 2002, Tailandia observó que seguía esperando una respuesta de Australia, basada en los resultados de la evaluación del riesgo. Australia observó que, en su reciente reunión, el grupo australiano de análisis del riesgo había examinado detalladamente el documento tailandés. El grupo había preparado observaciones y preguntas de carácter técnico sobre diversos aspectos de la evaluación del riesgo de Tailandia, y las enviaría en breve a las autoridades tailandesas competentes. El representante de la OIE tomó nota del documento del análisis del riesgo, e indicó que tan pronto como la OIE recibiera más información y datos de los Miembros estaría en condiciones de examinar el capítulo de la OIE por conducto de su grupo de trabajo de expertos.
En abril de 2003, Tailandia señaló que el procedimiento de análisis del riesgo de las importaciones aplicado por Australia era muy complicado y excesivamente largo, y no se había establecido un calendario para su realización. Australia recordó que las medidas aplicadas actualmente se habían establecido a raíz de una evaluación del riesgo basada en criterios científicos que no había sido puesta en duda oficialmente. La Administración de Bioseguridad de Australia estaba estudiando el análisis del riesgo efectuado por Tailandia para la carne de pollo cocinada, que se había recibido en mayo de 2002, junto con la información adicional facilitada en enero de 2003. Australia se proponía concluir cuanto antes el actual análisis del riesgo de la carne de pollo.
En junio de 2003, Tailandia informó de que no había habido ningún progreso después de la presentación de información científica a Australia, en mayo de 2002. Australia señaló que se permitía la importación de carne de pollo cocida procedente de Tailandia si se cumplían las prescripciones, de acuerdo con las constataciones científicas. El representante de la OIE indicó que en enero de 2002 se había examinado la cuestión y que se había solicitado más información científica, pero todavía no se había recibido nueva información.